*SANTO DEL DIA”

https://i0.wp.com/www.eltestigofiel.org/sys_imagenes/santoral/Hilario2.jpg

Elogio: San Hilario, obispo y doctor de la Iglesia, que fue elevado a la sede de Poitiers, en Aquitania, en tiempo del emperador Constancio, el cual había abrazado la herejía arriana. Luchó denodadamente en favor de la fe nicena acerca de la Trinidad y de la divinidad de Cristo, y fue desterrado por esta razón a Frigia durante cuatro años. Compuso los celebérrimos comentarios a los Salmos y al evangelio de san Mateo.
Patronazgos: protector de los niños débiles, y contra la mordedura de serpientes.
Oración: Concédenos, Dios todopoderoso, progresar cada día en el conocimiento de la divinidad de tu Hijo y proclamarla con firmeza, como lo hizo, con celo infatigable, tu obispo y doctor san Hilario. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén (oración litúrgica).
—–
San Hilario de Poitiers, obispo y doctor de la Iglesia
fecha: 13 de enero
fecha en el calendario anterior: 14 de enero
n.: c. 315†: 367país: Francia
canonización: pre-congregación
———

San Agustín, quien cita frecuentemente contra los pelagianos la autoridad de san Hilario, le llama «el ilustre doctor de las Iglesias». San Jerónimo dice que era «un hombre de gran elocuencia; la trompeta de los latinos contra los arrianos». En otra parte afirma que, «en san Cipriano y san Hilario, Dios transplantó dos cedros del mundo a su Iglesia».

San Hilario nació en Poitiers, de una ilustre familia. El mismo nos dice que fue educado en la idolatría y nos hace una narración detallada de la forma en que Dios le llevó al conocimiento de la fe. La luz de la razón le hizo comprender que, siendo el hombre un ser moral y libre, fue creado para ejercitar la paciencia, la templanza y las demás virtudes que merecen una recompensa después de la muerte. Hilario se consagró ardientemente a reflexionar sobre la esencia de Dios, y pronto descubrió cuan absurdo es el politeísmo, con lo que llegó al convencimiento de que hay un solo Dios eterno, inmutable, todopoderoso, causa primera de todas las cosas. Sus reflexiones se hallaban en este punto, cuando conoció la Sagrada Escritura. La descripción de la existencia de Dios por las palabras «Yo soy el que es», le impresionó profundamente, así como la idea del supremo dominio divino, ilustrado por el inspirado lenguaje de los profetas. La lectura del Nuevo Testamento completó sus investigaciones: San Juan le enseñó desde el primer capítulo de su Evangelio que el Verbo Divino, Dios hijo, es coeterno y consustancial con el Padre. Habiendo llegado así al conocimiento de la fe, recibió el bautismo, a edad un tanto avanzada.

Hilario se había casado antes de su conversión y tenía una hija llamada Apra. Su mujer vivía aún cuando fue elegido obispo de Poitiers, hacia el año 350. El santo hizo cuanto estuvo en su mano para evitar esa dignidad, pero su humildad no logró más que confirmar al pueblo la rectitud de su elección. Las esperanzas puestas en él no quedaron defraudadas, pues sus eminentes cualidades iluminaron con su brillo, no sólo la Galia, sino a la Iglesia entera. Poco después de su elevación al episcopado, compuso, antes de partir al destierro, un comentario sobre el Evangelio de San Mateo, que ha llegado hasta nosotros. El comentario sobre los salmos lo escribió en el destierro. Pero sus principales escritos se refieren al arrianismo. Hilario era un orador y un poeta. Su estilo es elevado y noble, lleno de figuras retóricas y un tanto rebuscado; la longitud de los períodos le hace oscuro por momentos. San Jerónimo se queja de sus largas y tortuosas frases, en las que la retórica sigue viviendo. San Hilario pone a Dios frecuentemente por testigo de que considera como el fin principal de su vida, emplear todas sus facultades en darle a conocer al mundo y hacerle amar de los hombres. Igualmente recomienda empezar todas las acciones y conversaciones por la oración. En sus frases se percibe un ardiente deseo del martirio, propio de un alma que no tiene nada que temer de la muerte. San Hilario amaba la verdad sobre todas las cosas, y no escatimaba ningún esfuerzo, ni rehuía alguno, por defenderla.

En el Concilio de Milán, en 355, el emperador Constancio pidió a los obispos que firmaran la condenación de san Atanasio. Los que se negaron a hacerlo fueron desterrados, y entre ellos se encontraban san Eusebio de Vercelli, san Lucifer de Cagliari y san Dionisio de Milán. En esa ocasión. San Hilario escribió su «Primer Libro a Constancio», exhortándole a restablecer la paz en la Iglesia. Hilario se separó de los tres obispos arrianos del Occidente, Ursacio, Valente y Saturnino, a raíz de lo cual, el emperador envió a Juliano el Apóstata, entonces gobernador de la Galia, la orden de desterrar inmediatamente a Hilario a Frigia. A mediados del año 356, san Hilario partió al destierro, tan alegremente como otros hubieran partido a un viaje de placer, sin arredrarse ante las dificultades y peligros, pues su corazón estaba afincado en Dios, muy por encima de los halagos y amenazas del mundo. El destierro duró tres años, y nuestro santo compuso en él varios eruditos tratados. El principal y más estimado es el «Tratado de la Trinidad». El nombre de san Hilario de Poitiers está asociado a los primeros himnos latinos.

Interviniendo nuevamente en los asuntos de la Iglesia, el emperador reunió un concilio de arrianos en Seleucia de Isauria, a fin de neutralizar los decretos del Concilio de Nicea. San Hilario, que había pasado ya tres años en Frigia, fue invitado al Concilio por los semiarrianos, quienes esperaban valerse de su autoridad para combatir a los arrianos. Pero sus proposiciones no fueron capaces de doblegar el valor de san Hilario, quien defendió ardientemente los decretos del Concilio de Nicea hasta que, cansado de la controversia, se retiró a Constantinopla. Allí presentó al emperador una solicitud, conocida con el nombre de «Segundo Libro a Constancio», en la que le pedía permiso de sostener una discusión pública con Saturnino, el autor de su destierro. Temerosos los arrianos de tal prueba, persuadieron al emperador de que librara al Oriente de un hombre que no había cesado de turbar la paz. A resultas de ello, el emperador restituyó a Hilario a la Galia, el año 360.

San Hilario hizo el viaje a través del Ilírico y de Italia para confirmar a los débiles. Los habitantes de Poitiers le recibieron con grandes demostraciones de alegría, y su antiguo discípulo, san Martín, fue pronto a reunirse con él. Un sínodo que tuvo lugar en la Galia, a instancias de Hilario, condenó el Concilio de Rímini, en 359, y excomulgó y depuso a Saturnino, por contumacia. El mismo sínodo acalló los escándalos y restableció la disciplina, la paz y la pureza de la fe. La muerte de Constancio, acaecida en 361, puso fin a la persecución arriana. San Hilario era por temperamento un hombre extremadamente cortés y bondadoso; pero advirtiendo que la bondad no producía los resultados apetecidos, compuso una invectiva contra Constancio, en la que, por razones que probablemente nunca conoceremos, empleó un lenguaje muy violento. El documento no empezó a circular sino hasta después de la muerte del emperador. El año 364, Hilario emprendió un viaje a Milán para refutar a Auxencio, quien había usurpado dicha sede. En una disputa pública le obligó a confesar que Cristo era verdadero Dios y consustancial con el Padre. San Hilario no se dejó engañar por la hipocresía de Auxencio, al contrario del emperador Valentiniano, a cuyos ojos pasaba por ortodoxo. Hilario murió en Poitiers, probablemente en el 368, pero es imposible determinar con absoluta certeza el año y el mes de su muerte. El Martirologio Romano celebra su fiesta el 13 de enero. El Papa Pío IX proclamó a san Hilario doctor de la Iglesia.

En los últimos años se han escrito muchas obras sobre san Hilario, pero ninguna de ellas ha restado nada al valor sustancial de la narración de Alban Butler, de la que nos hemos servido nosotros. El descubrimiento más importante, generalmente aceptado en la actualidad, es el de A. Wilmart (Revue Bénédictine, vol. XXIV (1908), pp. 159 ss., 293 ss. Dicho autor demuestra que el texto del Primer Libro a Constancio está mal titulado y es incompleto. Se trata en realidad, del fragmento de una carta dirigida a los emperadores por el Concilio de Sárdica por una parte, y por la otra de algunos extractos de una obra de san Hilario, escrita en 356, inmediatamente antes del destierro, cuyo título era Primer Libro contra Valente y Ursacio (los obispos arrianos). Parece también cierto que la obra de Hilario Liber o Tractatus Mysteriorum, que se creía perdida, no lo está totalmente. En un manuscrito de Arezzo (1887) se descubrió una parte de esa obra, junto con algunos poemas o himnos del santo. Dicho Tractatus no tiene nada que ver con la liturgia, como se había supuesto, pero en cambio se identifica con el Líber Officiorum que se había atribuido hipotéticamente al santo (ver Wilmart, en Revue Bénédictine, vol. XXVII (1910), pp. 2 ss.). En el artículo de Le Bachélet sobre san Hilario (DTC, vol. VI, cc. 2388 ss.) se encontrará una amplia bibliografía acerca de estos descubrimientos. Ver también A. Feder, en Sitzungsberichte de la Academia de Viena, Phil.-Histor. KI., CLXII, n. 4, y los textos editados por él para el Corpus Strip. Eccles. Lat. Por lo que toca a la vida de san Hilario, poseemos una biografía y una colección de milagros escrita por Venancio Fortunato y publicada en Acta Sanctorum, 13 de enero (cf. BHL., nn. 580-582).

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI

accedida 10697 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_164

* Catequesis del Papa “Los ídolos defraudan siempre, la esperanza no defrauda jamás””

https://i2.wp.com/media02.radiovaticana.va/photo/2017/01/11/AFP6143732_LancioGrande.jpg

(RV).- “Si ponemos la esperanza en los ídolos, se termina siendo como ellos: imágenes vacías con manos que no tocan, pies que no caminan, bocas que no pueden hablar. No se tiene nada más que decir, se es incapaz de ayudar, cambiar las cosas, incapaces de sonreír, donarse, incapaces de amar”, con estas palabras el Papa Francisco explicó en la Audiencia General del segundo miércoles de enero, el significado de la esperanza cristiana en contraposición de los ídolos.

Continuando su ciclo de catequesis sobre “la esperanza cristiana”, el Obispo de Roma comentando el Salmo 115, dijo que este Salmo es “un Salmo lleno de sabiduría que nos describe de modo muy sugestivo la falsedad de los ídolos que el mundo ofrece a nuestra esperanza y a la cual los hombres de todo tiempo son tentados a encomendarse”.

La verdadera esperanza cristiana señaló el Papa Francisco “nos hace entrar, por así decir, en el rayo de acción de Dios, de su recuerdo, de su memoria que nos bendice y nos salva. Y entonces puede surgir el aleluya, la alabanza al Dios vivo y verdadero, que por nosotros ha nacido de María, ha muerto en la cruz y ha resucitado en la gloria”.

Texto completo y audio de la catequesis del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El pasado mes de diciembre y en la primera parte de enero hemos celebrado el tiempo de Adviento y luego el de Navidad: un periodo del año litúrgico que despierta en el pueblo de Dios la esperanza. Esperar es una necesidad primaria del hombre: esperar en el futuro, creer en la vida, el llamado “pensamiento positivo”.

Pero es importante que tal esperanza sea colocada en lo que verdaderamente puede ayudar a vivir y a dar sentido a nuestra existencia. Es por esto que la Sagrada Escritura nos pone en guardia contra las falsas esperanzas: estas falsas esperanzas que el mundo nos presenta, encubriendo su inutilidad y mostrando su insensatez. Y lo hace de varios modos, pero sobre todo denunciando la falsedad de los ídolos en el cual el hombre está tentado de poner su confianza, haciéndolo el objeto de su esperanza.

En particular los profetas y los sabios insisten en esto, tocando un punto central del camino de fe del creyente. Porque la fe es confiar en Dios – quien tiene fe, confía en Dios – pero llega el momento en el cual, enfrentándose a las dificultades de la vida, el hombre experimenta la fragilidad de esta confianza y siente la necesidad de certezas distintas, de seguridades tangibles, concretas. Yo confío en Dios, pero la situación es un poco fea y yo necesito una certeza un poco más concreta. ¡Y ahí está el peligro! Y entonces estamos tentados en buscar consolaciones incluso efímeras, que parecen colmar el vacío de la soledad y mitigar el cansancio de creer. Y pensamos de poderlas encontrar en la seguridad que puede dar – por ejemplo – el dinero, o las alianzas con los potentes, o las seguridades de la mundanidad, o las falsas ideologías. A veces las buscamos en un dios que pueda doblegarse a nuestros pedidos y mágicamente intervenir para cambiar la realidad y hacerla como nosotros queremos; un ídolo, precisamente, que en cuanto tal no puede hacer nada, impotente y mentiroso.

¡Pero a nosotros nos gustan los ídolos, nos gustan mucho! Una vez, en Buenos Aires, debía ir de una iglesia a otra, a mil metros, más o menos. Y lo hice, caminando. Y había un parque por ahí, y en el parque habían pequeñas mesas, muchas, donde estaban sentados los videntes. Y estaba lleno de gente, incluso hacían colas, había mucha gente; y tú le dabas la mano y él comenzaba… Pero, el discurso era siempre el mismo: hay una mujer en tu vida, hay una sombra que viene, pero todo saldrá bien… y luego, pagabas. Y ¿esto te da seguridad? Es la seguridad de una – permítanme la palabra – de una estupidez. Y este es un ídolo: he ido al vidente, a la vidente y me han leído las cartas – yo sé que ninguno de ustedes hace esto – y he salido mejor. Me recuerda a esa película, “Milagro en Milán”, “que cara, que nariz… 100 liras”. Te hacen pagar para que te alaben y ten una falsa esperanza. Este es un ídolo, y nosotros estamos tan atentos: compramos falsas esperanzas. Y aquello que es la esperanza de la gratuidad, aquella que nos ha traído Jesucristo, gratuitamente, ha dado su vida por nosotros, en aquella no confiamos tanto…

Un Salmo lleno de sabiduría nos describe de modo muy sugestivo la falsedad de estos ídolos que el mundo ofrece a nuestra esperanza y a la cual los hombres de todo tiempo son tentados a encomendarse. Es el Salmo 115, que recita así: «Los ídolos, en cambio, son plata y oro, obra de las manos de los hombres. Tienen boca, pero no hablan, tienen ojos, pero no ven; tienen orejas, pero no oyen, tienen nariz, pero no huelen. Tienen manos, pero no palpan, tienen pies, pero no caminan; ni un solo sonido sale de su garganta. Como ellos serán los que los fabrican, los que ponen en ellos su confianza» (vv. 4-8).

El salmista nos presenta, incluso de modo un poco irónico, la realidad absolutamente efímera de estos ídolos. Y debemos entender que no se trata solo de representaciones hechas de metal o de otro material, sino también de aquellas construidas con nuestra mente, cuando confiamos en realidades limitadas que transformamos en absolutas, o cuando reducimos a Dios a nuestros esquemas y a nuestras ideas de divinidad; un dios que se nos asemeja, comprensible, predecible, justamente como los ídolos del cual habla el Salmo. El hombre, imagen de Dios, se fabrica un dios a su propia imagen, y es incluso una imagen mal hecha: no escucha, no actúa, y sobre todo no puede hablar. Pero, nosotros estamos más contentos de ir en los ídolos que ir al Señor. Estamos muchas veces más contentos de las efímeras esperanzas que te da esto que es falso, este ídolo, que la gran esperanza segura que nos da el Señor.

A la esperanza en un Señor de la vida que con su Palabra ha creado el mundo y conduce nuestras existencias, se contrapone la confianza en imágenes mudas. Las ideologías con sus pretensiones de absoluto, las riquezas – y este es un gran ídolo –, el poder y el suceso, la vanidad, con sus ilusiones de eternidad y de omnipotencia, los valores como la belleza física y la salud, cuando se convierten en ídolos a los cuales sacrificar cada cosa, son todas realidades que confunden la mente y el corazón, y en vez de favorecer la vida la conducen a la muerte. Y feo escuchar y hace tanto mal al alma aquello que una vez, hace años, he escuchado, en otra diócesis: una mujer, una buena mujer, muy bella, era muy bonita y se vanagloriaba de su belleza, comentaba, como si fuera natural: “He debido abortar para que mi figura es muy importante”. Estos son los ídolos, y te llevan por el camino equivocado y no te dan la felicidad.

El mensaje del Salmo es muy claro: si se pone la esperanza en los ídolos, se termina siendo como ellos: imágenes vacías con manos que no tocan, pies que no caminan, bocas que no pueden hablar. No se tiene nada más que decir, se es incapaz de ayudar, cambiar las cosas, incapaces de sonreír, donarse, incapaces de amar. Y también nosotros, hombres de Iglesia, corremos este riesgo cuando nos “mundanizamos”. Es necesario permanecer en el mundo pero defenderse de las ilusiones del mundo, que son estos ídolos que yo he mencionado.

Como prosigue el Salmo, se necesita confiar y esperar en Dios, y Dios donará bendición: «Pueblo de Israel, confía en el Señor […] Familia de Aarón, confía en el Señor […] Confíen en el Señor todos los que lo temen […] Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga» (vv. 9.10.11.12). Siempre el Señor se recuerda, también en los momentos difíciles; pero Él se recuerda de nosotros. Y esta es nuestra esperanza. Y la esperanza no defrauda. Jamás. Jamás. Los ídolos defraudan siempre: son fantasías, no son realidades.

Esta es la estupenda realidad de la esperanza: confiando en el Señor nos hacemos como Él, su bendición nos transforma, nos transforma en sus hijos, que comparten su vida. La esperanza en Dios nos hace entrar, por así decir, en el rayo de acción de su recuerdo, de su memoria que nos bendice y nos salva. Y entonces puede surgir el aleluya, la alabanza al Dios vivo y verdadero, que por nosotros ha nacido de María, ha muerto en la cruz y ha resucitado en la gloria. Y en este Dios nosotros tenemos esperanza, y este Dios – que no es un ídolo – no defrauda jamás. Gracias.

(Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano)

 

* SANTO DEL DIA “San Raimundo de Peñafort, religioso presbítero” 7 de enero

https://i2.wp.com/www.eltestigofiel.org/sys_imagenes/santoral/RaimundoPenafort.jpg

Elogio: San Raimundo de Peñafort, presbítero de la Orden de Predicadores, eximio maestro en derecho canónico, que escribió de modo muy acertado sobre el sacramento de la Penitencia. Elegido maestro general de la Orden, preparó la redacción de las nuevas Constituciones, y tras llegar a edad muy avanzada, se durmió en el Señor en la ciudad de Barcelona, en España.
Patronazgos: patrono de estudiosos, fiscales y especialistas en Derecho Canónico.
refieren a este santo: San Pedro Nolasco
Oración: Oh Dios, que diste a san Raimundo de Peñafort una entrañable misericordia para con los cautivos y los pecadores, concédenos por su intercesión que, rotas las cadenas del pecado, nos sintamos libres para cumplir tu divina voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén (oración litúrgica).
——-

San Raimundo de Peñafort, religioso presbítero
fecha: 7 de enero
fecha en el calendario anterior: 23 de enero
n.: c. 1175†: 1275país: España
canonización: C: Clemente VIII 1601
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
——–

La familia de Peñafort pretendía descender de los condes de Barcelona y era aliada de los reyes de Aragón. Raimundo nació en 1175, en Peñafort, de Cataluña. Sus progresos en los estudios fueron tan rápidos, que a los veinte años era ya profesor de filosofía en Barcelona. Su enseñanza era gratuita y le valió gran fama. Hacia los treinta años, Raimundo fue a Bolonia a perfeccionarse en derecho civil y canónico. Allí se doctoró y se entregó a la enseñanza con el mismo desinterés y caridad que en su país. En 1219, Berengario, obispo de Barcelona, nombró a Raimundo archidiácono y «oficial» suyo. Por su celo, devoción y generosidad con los pobres, Raimundo era un ejemplo para el clero. En 1222, a los cuarenta y siete años de edad, tomó el hábito de Santo Domingo, ocho meses después de la muerte del santo fundador. Ninguno de los jóvenes novicios se mostraba más humilde, obediente y fervoroso que él. Raimundo rogó a sus superiores que le impusieran severas penitencias para expiar la complacencia con que había enseñado. Sus superiores le señalaron, en efecto, una pena, pero no la que él esperaba, sino la de escribir una colección de casos de conciencia para uso de los confesores y moralistas. Tal fue el origen de la «Summa de casibus paenitentialibus», la primera obra del género.

A la vida de retiro, Raimundo añadió las labores del apostolado, trabajando incesantemente en la predicación, la instrucción, las confesiones y la conversión de los herejes, de los judíos y de los moros. Además, se le confió la predicación de la cruzada de los españoles contra los moros. Desempeñó este cargo con gran prudencia, celo y caridad, y en esta forma indirecta, ayudó a arrojar de España a los últimos infieles. No menos éxito tuvo en sus esfuerzos por reformar las costumbres de los cristianos esclavizados por los moros, quienes se habían contaminado por el largo trato con los infieles. Raimundo les hacía comprender que para triunfar de sus enemigos políticos, necesitaban antes vencer a sus enemigos espirituales y dominar al pecado. Así viajó Raimundo por Cataluña, Aragón, Castilla y otras regiones, inculcando estas lecciones espirituales, con las que logró una tan radical transformación del pueblo, que parecía increíble a quienes no la habían presenciado.

La tradición afirma que Raimundo de Peñafort colaboró con san Pedro Nolasco en la fundación de la orden de los Mercedarios, quienes se dedicaban principalmente a rescatar a los cristianos cautivos de los moros. Dicha tradición ha sido muy discutida. El P. Gazulla y otros mercedarios sostienen en varias obras que la orden fue fundada en 1218, antes de que Raimundo entrase con los dominicos. Pretenden además que san Pedro Nolasco, san Raimundo de Peñafort y el rey Jaime de Aragón tuvieron al mismo tiempo una visión de Nuestra Señora, y que el instituto religioso que resultó de la triple aparición fue una orden militante, sin ninguna influencia de la orden de Santo Domingo, todos estos puntos han sido contestados, particularmente por el P. Vacas Galindo, O.P. Este escritor arguye que los mercedarios formaban originalmente una cofradía y no una congregación religiosa propiamente dicha; que san Raimundo había fundado dicha cofradía en 1222, basándose en las constituciones y el oficio de Santo Domingo, y que la supuesta visión de Nuestra Señora es el fruto de una tradición que se originó doscientos o trescientos años más tarde.

El papa Gregorio IX llamó a san Raimundo a Roma, en 1230, y le confió varios cargos, entre otros, el de confesor suyo. En ese puesto Raimundo impuso al Papa la penitencia de oír y despachar inmediatamente todas las peticiones de los pobres. El Papa ordenó al santo que reuniese todos los documentos dispersos de los papas y de los concilios que no se encontrasen ya en la colección que Graciano había hecho en 1150. Raimundo empleó tres años en esta tarea, y el mismo Papa confirmó en 1234 sus cinco libros de «Decretales». Hasta lu publicación del primer Codex Juris Canonici (Código de Derecho Canónico), en 1917, la compilación de san Raimundo era considerada como la mejor colección de derecho canónico, y los canonistas la usaban ordinariamente como texto de sus comentarios. En 1235, el Papa nombró a san Raimundo obispo de Tarragona. Las súplicas y lágrimas del santo no consiguieron que el Papa le evitara este golpe, según la expresión de Raimundo; pero el santo contrajo una grave enfermedad, y el Papa consintió finalmente en librarle del cargo, a condición de que Raimundo propusiera un candidato apto.

Para rehacerse de su enfermedad, san Raimundo volvió a su tierra natal, donde fue recibido con un gozo tan grande, como si la seguridad del reino dependiese de su presencia. En su amado retiro de Barcelona, Raimundo se entregó de nuevo a la contemplación, a la predicación, y a oír confesiones. El número de conversiones que obtuvo sólo es conocido de Aquél por cuya gracia las alcanzó. Tanto la Santa Sede como el rey confiaron frecuentemente a Raimundo importantes trabajos. En 1238, llegaron a Barcelona los diputados del Capítulo General de la orden de Santo Domingo, que había tenido lugar en Bolonia, para anunciar a Raimundo que había sido elegido superior general, como sucesor de Jordán de Sajonia. Raimundo lloró y suplicó, pero al fin, tuvo que aceptar el cargo por obediencia. Visitó a pie todas las casas de su orden, sin disminuir un punto sus austeridades y sus prácticas religiosas. Inculcó a sus hijos el amor de la regularidad, de la soledad, de los estudios y de los ministerios espirituales, e hizo una clara síntesis de las constituciones de su orden, anotando los pasajes dudosos. Tres capítulos generales aprobaron el nuevo código. En uno de dichos capítulos, tenido en París en 1239, Raimundo obtuvo que se aprobara la medida de aceptar la dimisión voluntaria de un superior, cuando ésta se fundara en razones justas. Al año siguiente, aprovechó esta medida en su favor, renunciando al cargo de superior general que sólo había ejercido durante dos años. La razón que dio fue que tenía ya sesenta y cinco años de edad. Pero la vida de san Raimundo debía durar todavía treinta y cuatro años más. El santo los empleó en oponerse a la herejía y en trabajar por la conversión de los moros. Con este objeto, consiguió que santo Tomás de Aquino escribiera su «Summa contra Gentes», y obtuvo que se enseñara el árabe y el hebreo en varios conventos de su orden. También fundó un convento en Túnez y otro en Murcia, entre los moros. En 1256 escribió a su superior general informándole que diez mil sarracenos habían recibido el bautismo. El santo se esforzó igualmente por introducir la inquisición en Barcelona. En cierta ocasión fue acusado -no sin razón según parece- de haber comprometido fraudulentamente a un rabino judío.

Uno de los incidentes más famosos en la vida de san Raimundo parece haber tenido lugar durante un viaje a Mallorca, a donde fue acompañando al rey Jaime. El soberano, que era muy libre en asuntos de mujeres, había prometido enmendarse, pero no había cumplido su promesa. En vista de ello, Raimundo le pidió licencia para partir a Barcelona; el rey no sólo se la negó, sino que amenazó de muerte a quien se atreviera a sacar al santo de la isla. Lleno de confianza en Dios, Raimundo dijo a su compañero: «Los reyes de la tierra pueden impedirnos la huida, pero el Rey del cielo nos dará los medios para ello». Acto seguido se dirigió al mar, extendió su túnica sobre las olas, ató un extremo de ella a un palo para que sirviera de vela y, haciendo la señal de la cruz, montó sin temor en la barca improvisada, dejando a su compañero temblando en la playa. La milagrosa barca hizo en seis horas el trayecto hasta Barcelona, que dista sesenta leguas de Mallorca. Las gentes que vieron llegar al santo en esa extraña embarcación, le recibieron con aclamaciones. Sin inmutarse por ello, Raimundo recogió su túnica, que estaba perfectamente seca, se la echó sobre los hombros y se dirigió a su monasterio. Una capilla y una torre construidas en el sitio en que desembarcó san Raimundo conservan la memoria del milagro. Los reyes Alfonso de Castilla y Jaime de Aragón visitaron a san Raimundo durante su última enfermedad y recibieron su bendición. El santo entregó su alma a Dios el 6 de enero de 1275, a los cien años de edad. Los dos reyes con sus familias asistieron a sus funerales, y Dios honró su tumba con milagros. La bula de canonización, publicada en 1601, cita algunos de esos milagros, entre los que se cuenta el que acabamos de narrar.

Los PP. Balme y Pabán publicaron los principales materiales de la biografía de san Raimundo, bajo el título de Raymundiana en «Monumenta Historica Ordinis Predicatorum», vols, IV y VI. Se encontrará un excelente resumen en Mortier, «Histoire des maîtres généraux O.P.», especialmente vol. I, pp. 225-272 y 400. La mejor biografía parece ser la de Valls Taberner, San Ramón de Peñafort (1936). Por lo que toca a la relación del santo con la orden de los Mercedarios, no hay duda que la tesis de éstos se apoya sobre una serie de documentos espurios, misteriosamente descubiertos en el momento en que hacían falta, en el siglo XVII. Las pruebas de muchos puntos son tan poco satisfactorias, que resulta muy difícil dar entero crédito a incidentes como el del milagroso viaje del santo de Mallorca a Barcelona. Ver Analecta Bollandiana, vol. XXXIX (1921), pp. 209 ss., y vol. XL (1922), pp. 442 ss.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI

accedida 3760 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_81

*LEA EL NUEVO TESTAMENTO: EL SERMÓN DE LA MONTAÑA ES UN BUEN SITIO PARA COMENZAR

https://uncatolicodenava.files.wordpress.com/2017/01/829cb-z.jpg?w=683&h=454

Carta abierta de un editor católico a Donald Trump
Un católico de toda la vida, Russell Shaw, editor contribuyente de la publicación diaria de Our Sunday Visitor (OSV), ha escrito una carta abierta al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en la que le expone su lista de deseos para que pueda llevar a buen puerto su gestión al frente de la Casa Blanca.
A sabiendas de que nadie le pidió escribir la misiva –y que muy probablemente no va a ser leída por el presidente electo—Shaw decidió publicarla haciéndose eco de muchos católicos que no votaron por Trump (como él mismo lo admite, aunque tampoco votó por Hillary Clinton) y de quienes decidieron no tener que escoger entre dos candidatos que consideraban mediocres o, simplemente, malos candidatos.

Deje el Twitter en paz
 
La primera parte de la carta la ocupa Shaw en pedirle a Trump que “reconsidere” su actividad en el Twitter. “Dese cuenta que digo ‘reconsidere’, no que la ‘detenga’. Sé que usted ha transformado, ingeniosamente, el Twitter en una herramienta política muy efectiva, por lo que es difícil que la abandone”.
“Pero la campaña ya terminó –le recuerda Shaw a Trump—y usted se está preparando para asumir el papel de líder del mundo libre: la presidencia es una oficina que no luce muy amigable para ocupantes que estén ventilando todo, todo el tiempo que les dé la gana”.
Cumpla sus promesas a los pro-vida y arregle su relación con los medios
 
Tras esta petición, el editor contribuyente de OSV urgió a Trump a darle “alta prioridad” a las promesas de campaña que hizo a los pro-vida “quienes trabajaron mucho para elegirlo a usted”. Entre otras cosas esto o significa detener el aborto en fases en las que el niño siente dolor, dejar como ley permanente la Enmienda Hyde y detener la financiación federal a Planned Parenthood.
Más adelante, Shaw le pide a Trump que elija jueces pro-vida para la Suprema Corte “tan a menudo como tenga oportunidad” y que “arregle” su situación con los principales medios de comunicación. “Muchos estadounidenses ven a estos medios como fuentes necesarias de información”, dice Shaw. Y agrega: “seguro tendrán fallas (…) pero los principales medios juegan un papel crucial como agentes de fiscalización”.
Tienda la mano a los buenos indocumentados
 
En otra parte de su carta, Shaw le pide al presidente electo que le extienda una mano de bienvenida a tanto extranjero decente pero indocumentado que están en Estados Unidos, refugiados tras la violencia y la opresión que han sufrido en el Medio Oriente.
Y lo invita a “abrir con amplitud la puerta a aquellos que tienen voluntad y capacidad de hacer contribuciones positivas al país”, dando por efectiva la consigna de Trump de que entre los refugiados e inmigrantes de países del Medio Oriente, hay “muchas manzanas podridas”.
Recuerde que también es el presidente de los perdedores
 
“Hay muchas otras cosas que podría mencionar –explica Shaw en esta carta abierta a Trump–, pero déjeme acercarme a un delicado pero muy importante tema: su fe”. Subraya que durante su campaña, Trump nunca se presentó como alguien “profundamente religioso”, pero sí dijo que “era un creyente”.
Por lo que Shaw no espera que sea “San Donald” de súbito, pero sí que busqué con regularidad la fuerza y la luz de Dios “para enfrentar los retos de su empleo”, no dejándolo todo a la espontaneidad y a la propia intuición (que parece ser que es en lo que más cree Trump).
“Tómese el tiempo cada día para leer el Nuevo Testamento –termina diciendo Russell Shaw–; el Sermón de la Montaña es un buen sitio para comenzar. Podría encontrarlo contrario a su propio ‘evangelio’ ganador, pero, recuerde: usted es el presidente también de los perdedores. Hable de eso con Dios en sus oraciones”.
JAIME SEPTIÉN
Fuente: Aleteia

* CATEQUESIS PAPA FRANCISCO”“Para dar esperanza es necesario saber compartir el dolor”

https://i1.wp.com/media02.radiovaticana.va/photo/2017/01/04/REUTERS1900630_LancioGrande.JPG

(RV).- “Para hablar de esperanza con quien está desesperado, se necesita compartir su desesperación; para secar una lágrima del rostro de quien sufre, es necesario unir a su llanto el nuestro. Solo así, nuestras palabras pueden ser realmente capaces de dar un poco de esperanza”, con estas palabras el Papa Francisco explicó en la Audiencia General del primer miércoles de enero, el significado de la esperanza cristiana.

Continuando su ciclo de catequesis sobre la virtud de los pequeños, de los pobres y de los humildes, es decir, sobre “la esperanza cristiana”, el Obispo de Roma comentando el pasaje del profeta Jeremías en el cual habla de la figura de Raquel, una mujer que nos habla de la esperanza vivida en el llanto, dijo que en estos versículos se ve el rechazo de Raquel que no quiere ser consolada por la pérdida de sus hijos. “Este rechazo expresa la profundidad de su dolor y la amargura de su llanto. Ante la tragedia de la pérdida de sus hijos, una madre no puede aceptar palabras o gestos de consolación, que son siempre inadecuados, nunca capaces de aliviar el dolor de una herida que no puede y no quiere ser cicatrizada. Un dolor proporcional al amor”.

Texto y audio completo de la catequesis del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En la catequesis de hoy quisiera contemplar con ustedes la figura de una mujer que nos habla de la esperanza vivida en el llanto. La esperanza vivida en el llanto. Se trata de Raquel, la esposa de Jacob y la madre de José y Benjamín, aquella que, como nos narra el Libro del Génesis, muere dando a la luz a su segundo hijo, es decir, a Benjamín.

El profeta Jeremías hace referencia a Raquel dirigiéndose a los Israelitas en exilio para consolarlos, con palabras llenas de emoción y de poesía; es decir, toma el llanto de Raquel pero da esperanza: «Así habla el Señor: ¡Escuchen! En Ramá se oyen lamentos, llantos de amargura: es Raquel que llora a sus hijos; ella no quiere ser consolada, porque ya no existen» (Jer 31,15).

En estos versículos, Jeremías presenta a esta mujer de su pueblo, la gran matriarca de su tribu, en una realidad de dolor y llanto, pero junto a una perspectiva de vida impensada. Raquel, que en la narración del Génesis había muerto dando a luz y había asumido esta muerte para que su hijo pudiese vivir, ahora en cambio, es presentada nuevamente por el profeta como viva en Ramá, allí donde se reunían los deportados, llora por sus hijos que en cierto sentido han muerto andando en exilio; hijos que, como ella misma dice, “ya no existen”, han desaparecido para siempre.

Y por esto Raquel no quiere ser consolada. Este rechazo expresa la profundidad de su dolor y la amargura de su llanto. Ante la tragedia de la pérdida de sus hijos, una madre no puede aceptar palabras o gestos de consolación, que son siempre inadecuados, nunca capaces de aliviar el dolor de una herida que no puede y no quiere ser cicatrizada. Un dolor proporcional al amor.

Toda madre sabe todo esto; y son muchas, también hoy, las madres que lloran, que no se resignan a la pérdida de un hijo, inconsolables ante una muerte imposible de aceptar. Raquel contiene en sí el dolor de todas las madres del mundo, de todo tiempo, y las lágrimas de todo ser humano que llora pérdidas irreparables.

Este rechazo de Raquel que no quiere ser consolada nos enseña también cuanta delicadeza se nos pide ante el dolor de los demás. Para hablar de esperanza con quien está desesperado, se necesita compartir su desesperación; para secar una lágrima del rostro de quien sufre, es necesario unir a su llanto el nuestro. Solo así, nuestras palabras pueden ser realmente capaces de dar un poco de esperanza. Y si no puedo decir palabras así, con el llanto, con el dolor, mejor el silencio. La caricia, el gesto y nada de palabras.

Y Dios, con su delicadeza y su amor, responde al llanto de Raquel con palabras verdaderas, no fingidas; de hecho, así prosigue el texto de Jeremías: «Así habla el Señor: Reprime tus sollozos, ahoga tus lágrimas, porque tu obra recibirá su recompensa – oráculo del Señor – y ellos volverán del país enemigo. Sí, hay esperanza para tu futuro – oráculo del Señor – los hijos regresarán a su patria» (Jer 31,16-17).

Justamente por el llanto de la madre, hay todavía esperanza para los hijos, que volverán a vivir. Esta mujer, que había aceptado morir, en el momento del parto, para que el hijo pudiese vivir, con su llanto es ahora el principio de una vida nueva para los hijos exiliados, prisioneros, lejos de la patria. Al dolor y al llanto amargo de Raquel, el Señor responde con una promesa que ahora puede ser para ella motivo de verdadera consolación: el pueblo podrá regresar del exilio y vivir en la fe, libre, la propia relación con Dios. Las lágrimas han generado esperanza. Y esto nos fácil de entender, pero es verdadero. Tantas veces, en nuestra vida, las lágrimas siembran esperanza, son semillas de esperanza.

Como sabemos, este texto de Jeremías es luego retomado por el evangelista Mateo y aplicado a la matanza de los inocentes (Cfr. 2,16-18). Un texto que nos pone ante la tragedia de la matanza de seres humanos indefensos, del horror del poder que desprecia y destruye la vida. Los niños Belén murieron a causa de Jesús. Y Él, Cordero inocente, luego morirá, a su vez, por todos nosotros. El Hijo de Dios ha entrado en el dolor de los hombres: no se olviden de esto. Cuando alguien se dirige a mí y me hace una pregunta difícil, por ejemplo: “Me diga padre: ¿Por qué sufren los niños?”, de verdad, yo no sé qué cosa responder. Solamente digo: “Mira el Crucifijo: Dios nos ha dado a su Hijo, Él ha sufrido, y tal vez ahí encontraras una respuesta. No hay otras respuestas. Solamente mirando el amor de Dios que da en su Hijo que ofrece su vida por nosotros, se puede indicar el camino de la consolación”. Y por esto decimos que el Hijo de Dios ha entrado en el dolor de los hombres, los ha compartido y ha recibido la muerte; su Palabra es definitivamente palabra de consolación, porque nace del llanto.

Y en la cruz estará Él, el Hijo muriente, que dona una nueva fecundidad a su madre, confiándole al discípulo Juan y convirtiéndola en madre del pueblo de los creyentes. Allí, la muerte es vencida, y llega así a cumplimiento de la profecía de Jeremías. También las lágrimas de María, como aquellas de Raquel, han generado esperanza y nueva vida. Gracias.

(Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano)

 

*LA SANTA SEDE DENUNCIA QUE BAJO LA «CORRECCIÓN POLÍTICA» SE ELIMINA LA MORAL CRISTIANA EN OCCIDENTE

https://uncatolicodenava.files.wordpress.com/2017/01/6ae17-under-secretary_for_relations_with_states_of_the_holy_see_mons-_antoine_camilleri_receiving_deputy_foreign_minister_of_georgia_mr-_gigi_gigiadze_12-05-16.jpg?w=578&h=387

El funcionario vaticano señaló que esta intolerancia contra la religión en la vida pública es lo que el Papa Francisco llamó “la educada persecución de los cristianos”

Durante su intervención el pasado 14 de diciembre en la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) el subsecretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados, monseñor Antonie Camilleri, habló de uno de los grandes males que azota Occidente y que repercute muy negativamente en los cristianos: la “corrección política”.

De este modo, el prelado denunció que si en Oriente Medio y en África los cristianos se enfrentan a una persecución violenta en Occidente el riesgo es esta llamada “corrección política” que tiene como objetivo eliminar la religión del espacio público.

En su discurso lo explicaba así: “Con el pretexto de la ‘corrección política’, la fe y la moral cristianas se tachan de hostiles y ofensivas, y por tanto, como algo que hay que eliminar del discurso público”. “Este temor a que el cristianismo desempeñe su legítimo papel en el espacio público revela una visión ‘reduccionista’ de la libertad religiosa o de creencia, limitada a la mera libertad de culto”.

Cada vez más ataques a los cristianos en Occidente


Tal y como recoge Aciprensa, el representante vaticano denunció que en Europa ocurren “actos de vandalismo contra espacios religiosos y símbolos; contra cruces, imágenes y otros elementos religiosos, así como el robo y el abuso sacrílego de lo que los cristianos consideran sagrado”, hechos que muestran intolerancia y “en muchos casos actos delictivos cometidos con un motivo sectario”.

De este modo, monseñor Camilleri mostró su preocupación ante “la creciente marginación de la religión, en especial del cristianismo, que está teniendo lugar en algunas naciones que sin embargo hacen mucho énfasis en la tolerancia”.

“Hay algunos que propugnan silenciar la voz de la religión, o al menos relegarla a la mera esfera privada. Hay quien quiere evitar la celebración pública de fiestas cristianas, como la Navidad, con el pretexto de que puede molestar a los de otras religiones o a los no creyentes”. “Actuar y hablar públicamente como un cristiano en la vida profesional nunca fue tan arriesgado”, dijo.

No utilizar la tolerancia para restringir la libertad religiosa


Citando uno de los principales argumentos utilizados para atacar a la Iglesia, el prelado maltés dijo ante la OSCE que la tolerancia y la no discriminación “no deberían ser utilizadas o interpretadas de un modo que restrinja la libertad religiosa o de creencia u otras libertades fundamentales”.

Y es que por ejemplo las leyes LGTB que se están aprobando en España y que ya han servido para multar al colegio católico Juan Pablo II de Alcorcón se basan precisamente bajo el pretexto de no discriminación del que hablaba el representante del Papa.

Puso por ejemplo que si “un predicador cristiano que respetuosa y fielmente enseña los principios religiosos y morales de su Iglesia, está protegido por la libertad religiosa, incluso cuando la opinión mayoritaria se sienta incómoda con esta proclamación”. Por ello, llamó a “despertar la preocupación ante esta discriminación contra los cristianos”,que tienen el derecho a “expresar públicamente su identidad religiosa” sin sufrir presiones.

“La educada persecución a los cristianos”


El funcionario vaticano señaló que esta intolerancia contra la religión en la vida pública es lo que el Papa Francisco llamó “la educada persecución de los cristianos”.

Monseñor Camilleri recordó que la Iglesia no pretende sustituir a los políticos ni ofrece soluciones técnicas a los problemas del mundo; sin embargo, los Estados deben incluir “a las comunidades religiosas en el diálogo nacional”.

“Los Estados deberían apreciar las intervenciones de los representantes de las comunidades religiosas que dan sus puntos de vista –basados en convicciones morales que se derivan de su fe– sobre asuntos de la vida ordinaria y, en particular, en las disposiciones legislativas y administrativas de su país”, concluyó.                                                                           

Fuente: ReL 

* SANTOS DEL DÍA “Santos Basilio Magno y Gregorio Nacianceno, obispos y doctores de la Iglesia” 2 de enero

https://i1.wp.com/www.eltestigofiel.org/sys_imagenes/santoral/BasilioGregorio.jpg

Elogio: Memoria de san Basilio Magno y san Gregorio Nacianceno, obispos y doctores de la Iglesia. Basilio, obispo de Cesarea de Capadocia, apodado «Magno» por su doctrina y sabiduría, enseñó a los monjes la meditación de la Escritura, el trabajo en la obediencia y la caridad fraterna, ordenando su vida según las reglas que él mismo redactó. Con sus egregios escritos educó a los fieles y brilló por su trabajo pastoral en favor de los pobres y de los enfermos. Falleció el día uno de enero del año 379. Gregorio, amigo suyo, fue obispo de Sancina, en Constantinopla, y finalmente de Nacianzo. Defendió con vehemencia la divinidad del Verbo, y mereció por ello ser llamado «Teólogo». Murió el 25 de enero del año 390. La Iglesia se alegra de celebrar conjuntamente la memoria de tan grandes doctores.
Oración: Señor Dios, que te dignaste instruir a tu Iglesia con la vida y doctrina de san Basilio Magno y san Gregorio Nacianceno, haz que busquemos humildemente tu verdad y la vivamos fielmente en el amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén (oración litúrgica).
—-
Santos Basilio Magno y Gregorio Nacianceno, obispos y doctores de la Iglesia
fecha: 2 de enero
país: Turquía
canonización: pre-congregación
————–

Puesto que cada uno de los dos tiene su entrada independiente en el Martirologio, puede leerse aquí la de san Basilio, y aquí la de san Gregorio Nacianceno.

accedida 3097 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_19