* FIESTA”Domingo de la Divina Misericordia” 3 de abril 2016

https://www.aciprensa.com/santos/images/DivinaMisericordia_2DomingoPascua.jpg

“La humanidad no conseguirá la paz hasta que no se dirija con confianza a Mi misericordia” (Diario, 300)

La Fiesta de la Divina Misericordia tiene como fin principal hacer llegar a los corazones de cada persona el siguiente mensaje: Dios es Misericordioso y nos ama a todos … “y cuanto más grande es el pecador, tanto más grande es el derecho que tiene a Mi misericordia” (Diario, 723). En este mensaje, que Nuestro Señor nos ha hecho llegar por medio de Santa Faustina, se nos pide que tengamos plena confianza en la Misericordia de Dios, y que seamos siempre misericordiosos con el prójimo a través de nuestras palabras, acciones y oraciones… “porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil” (Diario, 742).

Con el fin de celebrar apropiadamente esta festividad, se recomienda rezar la Coronilla y la Novena a la Divina Misericordia; confesarse -para la cual es indispensable realizar primero un buen examen de conciencia-, y recibir la Santa Comunión el día de la Fiesta de la Divina Misericordia.

https://i0.wp.com/www.corazones.org/santos/z_faustina_cuadro_misericordia.jpgLa escencia de la devoción

La esencia de la devoción se sintetiza en cinco puntos fundamentales:

1. Debemos confiar en la Misericordia del Señor.

Jesús, por medio de Sor Faustina nos dice: “Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en mi misericordia. Que se acerquen a ese mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con mi paz divina”.

2. La confianza es la esencia, el alma de esta devoción y a la vez la condición para recibir gracias.

“Las gracias de mi misericordia se toman con un solo recipiente y este es la confianza. Cuanto más confíe un alma, tanto más recibirá. Las almas que confían sin límites son mi gran consuelo y sobre ellas derramo todos los tesoros de mis gracias. Me alegro de que pidan mucho porque mi deseo es dar mucho, muchísimo. El alma que confía en mi misericordia es la más feliz, porque yo mismo tengo cuidado de ella. Ningún alma que ha invocado mi misericordia ha quedado decepcionada ni ha sentido confusión. Me complazco particularmente en el alma que confía en mi bondad”.

3. La misericordia define nuestra actitud ante cada persona.

“Exijo de ti obras de misericordia que deben surgir del amor hacia mí. Debes mostrar misericordia siempre y en todas partes. No puedes dejar de hacerlo ni excusarte ni justificarte. Te doy tres formar de ejercer misericordia: la primera es la acción; la segunda, la palabra; y la tercera, la oración. En estas tres formas se encierra la plenitud de la misericordia y es un testimonio indefectible del amor hacia mí. De este modo el alma alaba y adora mi misericordia”.

4. La actitud del amor activo hacia el prójimo es otra condición para recibir gracias.

“Si el alma no practica la misericordia de alguna manera no conseguirá mi misericordia en el día del juicio. Oh, si las almas supieran acumular los tesoros eternos, no serían juzgadas, porque la misericordia anticiparía mi juicio”.

5. El Señor Jesús desea que sus devotos hagan por lo menos una obra de misericordia
al día.

“Debes saber, hija mía que mi Corazón es la misericordia misma. De este mar de misericordia las gracias se derraman sobre todo el mundo. Deseo que tu corazón sea la sede de mi misericordia. Deseo que esta misericordia se derrame sobre todo el mundo a través de tu corazón. Cualquiera que se acerque a ti, no puede marcharse sin confiar en esta misericordia mía que tanto deseo para las almas”.

La Santa Sede decreta día de la Divina Misericordia

Una propuesta de Santa Faustina Kowalska

La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos publicó el 23 de mayo del 2000 un decreto en el que se establece, por indicación de Juan Pablo II, la fiesta de la Divina Misericordia, que tendrá lugar el segundo domingo de Pascua. La denominación oficial de este día litúrgico será «segundo domingo de Pascua o de la Divina Misericordia».

Ya el Papa lo había anunciado durante la canonización de Sor Faustina Kowalska, el 30 de abril: «En todo el mundo, el segundo domingo de Pascua recibirá el nombre de domingo de la Divina Misericordia. Una invitación perenne para el mundo cristiano a afrontar, con confianza en la benevolencia divina, las dificultades y las pruebas que esperan al genero humano en los años venideros».

Sin embargo, el Papa no había escrito estas palabras, de modo que no aparecieron en la transcripción oficial de sus discursos de esa canonización.

Santa Faustina, que es conocida como la mensajera de la Divina Misericordia, recibió revelaciones místicas en las que Jesús le mostró su corazón, fuente de misericordia y le expresó su deseo de que se estableciera esta fiesta. El Papa le dedicó una de sus encíclicas a la Divina Misericordia («Dives in misericordia»).

Los apóstoles de la Divina Misericordia están integrados por sacerdotes, religiosos y laicos, unidos por el compromiso de vivir la misericordia en la relación con los hermanos, hacer conocer el misterio de la divina misericordia, e invocar la misericordia de Dios hacia los pecadores. Esta familia espiritual, aprobada en 1996, por la archidiócesis de Cracovia, está presente hoy en 29 países del mundo.

El decreto vaticano aclara que la liturgia del segundo domingo de Pascua y las lecturas del breviario seguirán siendo las que ya contemplaba el misal y el rito romano.

LA IMAGEN DE JESUS MISERICORDIOSO.

La imagen del Señor de la Divina Misericordia fué pintada por ordenes dadas del propio Jesús el 22 de febrero de 1931 en Plock (Polonia): “Al anochecer -escribe Santa Faustina- estando en mi celda, ví al Señor Jesús vestido con una túnica blanca. Tenía una mano levantada para bendecir y con la otra tocaba la túnica sobre el pecho. De la abertura de la túnica en el pecho, salían dos grandes rayos: uno rojo y otro pálido.(..) Después de un momento, Jesús me dijo: “Pinta una imagen según el modelo que ves, y firma:  Jesús en Ti confío. Deseo que esta imagen sea venerada primero en su capilla y  (luego) en el mundo entero” (Diario, 47)

Prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo, ya aqui en la tierra, la victoria sobre los enemigos y, sobre todo,  a la hora de la muerte. Yo Mismo la defenderé como Mi gloria” (Diario, 48)

“Quiero que esta imagen que pintarás con el pincel, sea bendecida con solemnidad el primer domingo después de la pascua de Resurrección; ese domingo debe ser la Fiesta de la Misericordia (Diario, 49 ) “Por medio de esta imagen colmaré de gracias a las almas, por eso que todas las almas tengan acceso a ella” (Diario, 570)

“Los dos rayos significan  la Sangre y el Agua”, explicó Jesús a  Santa Faustina, “El rayo pálido simboliza el Agua que justifica a las almas. El rayo rojo simboliza la Sangre que es la vida de las almas…Ambos rayos brotarón de las entrañas más profundas de Mi misericordia cuando Mi corazón agonizante fué abierto en la cruz por la lanza. Bienaventurado quien viva a la sombra de ellos porque no le alcanzará la justa mano de Dios” (Diario 299).

Uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante brotó Sangre y Agua,  son los rayos de la misericordia  que tienen un precioso significado  revelado por Jesús, el rayo rojo significa la última gota de Sangre y el rayo pálido significa la gota de Agua. Ambos rayos a su véz representan a dos Sacramentos impartidos por la Santa Madre Iglesia; el pálido  es el Sacramento de la Penitencia o del Perdón y el rayo rojo es el de la Eucaristía o Comunión. Por lo tanto, la presencia de los dos rayos en la Imagen de la misericordia es una clara invitación a que participemos con frecuencia a los Sacramentos y así poder discernir entre el bien y el mal, ya que las tentaciones son muy grandes y vienen muy bien disfrazadas, si no recibimos la Sagrada Comunión con frecuencia es probable que de repente ya estemos inmersos en el mal sin darnos cuenta..
Dios es un padre todo Amor y bondad, nos perdonará  todos los pecados cometidos cuando vayamos con un corazón sinceramente arrepentido al tribunal de Su misericordia aquí en la tierra: “el confesionario”.

Jesús le dijo a Santa Faustina: Ofrezco a los hombres un recipiente con el que han de venir a la Fuente de la Misericordia  para recoger gracias. Ese recipiente es esta imagen con la firma: “Jesús, en Ti Confío (Diario 327).
“A través de esta imagen concederé muchas gracias a las almas, ella ha de recordar a los hombres las exigencias de Mi Misericordia, porque la fe sin obras, por fuerte que sea, es inútil” (Diario 742).
La pintura de Jesús Misericordioso pintada por EugenioKazimirowski en cooperación con Sor Faustina, es aprobada por nuestro mismo Señor Jesucristo: “No en la belleza del color, ni en la del pincel, esta la grandeza de esta imagen, sino en Mi gracia” (Diario, 313). De hecho, la obscuridad del fondo representa las tinieblas de su ausencia, Él es la luz.

Surge otro cuadro del Señor de la Divina Misericordia. Durante la segunda guerra mundial, la pintura realizada por Eugenio Kazimirowski,  quedó providencialmente escondida en un convento en Polonia (se desconocía su paradero),  si hubiera estado expuesta seguramente habría sido destruída debido a la ocupación Rusa de ese entonces y a la persecución de los Católicos. Surge entonces  la otra Imagen del Señor de la Divina Misericordia, pintada por Adolfo Hyla en 1943, ofrecida como un exvoto de agradecimiento por su salvamento y de su familia de los accidentes de la guerra. Esta segunda pintura es inspiración del artista, basándose en la descripción de Santa Faustina, pero realizándola según su propia idea. Fué Consagrada y después puesta en la Capilla del convento de Cracovia, donde hasta la fecha es venerada. Esta pintura ayudó mucho en el desarrollo del culto de la Divina Misericordia.

La primera pintura, realizada por Eugenio Kazimirowski, llamada “Imagen Santa” por  el Papa Juan Pablo II, que milagrosamente fue salvada de la segunda guerra mundial, surge nuevamente a la luz en 1993.   Se lleva a cabo una conservación profunda del cuadro en el año 2003. Desde el año 2005 queda dignamente expuesta en el altar central del Santuario de la Misericordia Divina en Vilna, Lituania (c/Dominikonu 12 ).

https://i0.wp.com/www.jesusdivinamisericordia.org.mx/JDM.SSO.ES/imagenes/laimagen/laimagen2.jpg

https://i1.wp.com/www.jesusdivinamisericordia.org.mx/JDM.SSO.ES/imagenes/laimagen/laimagen3.jpg

Fuentes :http://www.jesusdivinamisericordia.org.mx/JDM.SSO.ES/laimagen.html

https://www.aciprensa.com/recursos/fiesta-de-la-divina-misericordia-segundo-domingo-de-pascua-2120/

https://www.ewtn.com/spanish/prayers/Misericordia/La_Fiesta.htm

 

Homilía/Misa de Canonización de Sor Faustina Kowalska

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s