*TESTIMONIO ” Pedro Justo, Mª Ángeles, Alicia y Pedro, una familia que sale a la calle a anunciar el Evangelio: «Solo somos los camilleros que llevamos al otro a Jesús. El resto lo hace Él»

https://i2.wp.com/caminocatolico.org/home/images/smilies/01_6339.png«Básicamente, les decimos: «Dios te ama». También les ofrecemos un pan de la Palabra –una cita del Evangelio–, y les invitamos a pasar a una iglesia cercana donde el Señor está expuesto, y donde también puede haber algún sacerdote confesando. Hemos comprobado que Jesús hace su trabajo, solo hace falta que alguien lo ponga delante a la persona en cuestión.

16 de enero de 2016.- (Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo / Alfa y Omega  / Camino Católico)  Pedro Justo y María Ángeles llevan 14 años casados y son padres de Alicia (10 años) y Pedro (6). Vinculados a la parroquia de San Leopoldo, en Madrid, han estado con el movimiento Anuncio en Hondarribia y San Sebastián, y también han participado en el Family Day, una experiencia de evangelización en familia organizada por la Delegación de Familia y Vida de la Archidiócesis de Toledo. En Madrid, salieron con otras familias a evangelizar por la noche durante la reciente Fiesta de la Sagrada Familia. Siempre con un solo objetivo, el de decir a la gente: «Dios te ama».

– ¿Cómo surge en vosotros este deseo de evangelizar por la calle?

María Ángeles:Uno evangeliza primero en su vida cotidiana: el Señor te va poniendo circunstancias en tu vida para mostrar de algún modo tu fe. Pero vemos que también hay una necesidad de comunicar la Buena Noticia a diestro y siniestro, a tus vecinos. Sentimos una gran responsabilidad de responder a las situaciones más cotidianas que nos rodean, porque la fe no es algo privado, es algo que se ve. ¿Por qué no ir a la calle y decir: «Dios te ama»?

Pedro Justo:Y en este tiempo, todavía más. Nosotros lo que vemos es que hoy en día, o evangelizamos… o evangelizamos. No queda otra. Ves la secularización, la cantidad de matrimonios rotos que hay hoy, cómo están los jóvenes… Mucha gente sufre y no sabe por qué. No se sienten amados. No saben que Dios los ama. Los cristianos tenemos que salir de las parroquias. No nos podemos conformar, nos tenemos que mover mucho más.

– O sea, que es urgente…

MA:Hay que hacer algo, porque si no, cerramos… A las parroquias ya no viene la gente. Tenemos que salir.

PJ:Yo noté un cambio después de la JMJ en Madrid, en 2011, porque hay más inquietud por evangelizar. El Espíritu Santo hoy está empujando para que todos rememos en la misma dirección. Incluso los movimientos: no puede ser que cada grupo de Iglesia se cierre en su local de la parroquia, tenemos que salir todos juntos, como los apóstoles en Pentecostés. Han surgido ya realidades que quieren esto, y es muy bueno.

– Pero vosotros lo hacéis de manera especial: juntos, con los niños…

MA:Si la gente sale en familia de vacaciones, a tomar algo, etc., ¿por qué no evangelizar también con ellos? Porque eso forma parte de la transmisión de la fe a los hijos: que ellos nos vean y hasta nos recuerden lo que les decimos a ellos en casa.

– ¿Como por ejemplo?

MA:Pues, por ejemplo: «Si tú no sales a evangelizar, ¿quién lo va hacer?»

– Es genial. ¿Y qué decís a la gente?

PJ:Básicamente, les decimos: «Dios te ama». También les ofrecemos un pan de la Palabra –una cita del Evangelio–, y les invitamos a pasar a una iglesia cercana donde el Señor está expuesto, y donde también puede haber algún sacerdote confesando.

MA:Hemos comprobado que Jesús hace su trabajo, solo hace falta que alguien lo ponga delante a la persona en cuestión.

– Es decir, que Él necesita que nosotros hagamos el nuestro.

MA:Sí, llevarle gente, evangelizar.

PJ:Nosotros solo somos los camilleros que llevamos al otro a Jesús. El resto lo hace Él. A veces piensas: «¿Y yo qué le digo a este…?» Pero Dios te pone palabras y empiezas a hablarle del amor de Dios. Él abre las puertas.

– ¿Y la gente se abre?

PJ:Algunos sí. En San Sebastián evangelizamos en la calle de las herriko tabernas, y la gente se abría bastante. Incluso es más receptiva la gente que no es de Iglesia que los católicos de siempre.

MA:Y sobre quien nos rechaza, los niños nos dicen: «Tenemos que rezar por él». A mí me ha pasado que a veces he salido a comerme el mundo, pero Dios te hace ver muy claramente que esto no lo haces con tus fuerzas, sino que es iniciativa suya.

– La pregunta del millón: ¿Y después qué?

MA: Si alguien nos pregunta, nosotros siempre remitimos a su parroquia. Pero lo que tenemos muy claro es que si no hay un primer encuentro, no habrá nunca un enamoramiento.

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s