*EL PAPA EN Kenia 27 de noviembre

https://i2.wp.com/media02.radiovaticana.va/photo/2015/11/27/AFP4760828_Articolo.jpg

(RV).- Esta mañana y tras visitar a la población del barrio marginal de Kangemi, uno de los más pobres de la capital; el Papa Francisco participó en un encuentro con miles de jóvenes procedentes de distintas regiones y tribus de Kenia, que se dieron cita en el Estadio de Kasarani en Nairobi para compartir con el Santo Padre, sus preocupaciones, dificultades, experiencias de vida y desafíos a los que diariamente deben enfrentarse.

En medio de una atmósfera de alegría y cantos amenizados por la banda musical de jóvenes de Korogocho, uno de los numerosos barrios marginales de la capital; se fue desarrollando el programa de este evento en el que hubo espacio para escuchar la Palabra de Dios ( 2 Tim1:3-10), leída por una joven que padece ceguera, y también para conocer los testimonios de vida de dos jóvenes que presentamos a continuación.

El primer testimonio fue el de Lynnet, quien comenzó su discurso pidiendo: “Seamos  fuertes y defendamos nuestra fe”

«Su Santidad, Papa Francisco, nosotros los jóvenes le damos la bienvenida con alegría a Kenia y a toda África. Esta es la primera vez que Usted pisa  nuestro suelo, y su visita es una bendición especial para todos nosotros, sobre todo para los jóvenes. Usted es nuestro Padre, nuestro modelo a seguir y en muchas ocasiones es nuestra esperanza. Santo Padre, la población del pueblo keniata es de aproximadamente 42 millones de personas de las cuales entre el 60 y el  70% son jóvenes. Esto nos convierte en el grupo poblacional mayoitario en Kenia y quizás en toda África. Por lo tanto, nuestra contribución positiva a la sociedad es  crucial e incluye:

El Apostolado Juvenil: Los jóvenes estamos muy comprometidos con el trabajo de la evangelización de las pequeñas comunidades cristianas a nivel nacional, incluyendo las instituciones de enseñanza. Como jóvenes, también estamos comprometidos en diversas obras de caridad como miembros de la sociedad en general. Antes de su visita, los jóvenes han estado rezando el rosario por sus intenciones. Y por esto hoy le presentamos como regalo una “enjambre” de rosarios colgados todos juntos, sólo para usted, como regalo simbólico. Oremos para que estemos siempre comprometidos en ser testigos de la fe en palabras y hechos por el bien de una sociedad mejor.

Vida Civil y Política: A menudo, en nuestra tierra se dice que los jóvenes de hoy serán los líderes del mañana y que los líderes de hoy, eran los jóvenes del ayer. Nosotros, como jóvenes de hoy, tenemos el compromiso de aprender del éxito, así como también aprender de los errores de nuestros líderes para conseguir un mejor liderazgo en el futuro. Somos conscientes, como país  en desarrollo, de que nuestro continente tiene muchos desafíos, pero estamos decididos a convertirlos en oportunidades. Algunos de los desafíos que enfrentamos son:

~El tribalismo: Su Santidad, Kenia ha sido descrita como un centro de la diversidad cultural con al menos cuarenta y dos comunidades étnicas diferentes que coexisten armoniosamente desde hace años. Celebramos nuestra diversidad cultural, es nuestro patrimonio y nos sentimos más fuertes gracias al “espíritu de unidad de África “. Hay un proverbio africano que dice: “Nosotros somos, por lo tanto  yo soy, y porque yo soy, nosotros somos”. Pero por desgracia, muchas veces nuestra diversidad, se usa egoístamente para dividirnos: En la búsqueda de empleo los candidatos más prometedores son a menudo rechazados sólo por lo que son y de dónde vienen. ¿Tiene Dios favoritos? ¿Cuál es el destino de aquellos que no tienen a nadie quien les sostenga las manos? ¿Por qué debería, la tribu  de nuestro origen, definirnos? Como jóvenes, queremos superar el tribalismo y cualquier forma de ideología que nos divide para abrazar el espíritu de unidad en la diversidad.

~ La Corrupción: Nuestro país ha sido bendecido con muchos recursos naturales que van desde el petróleo hasta el carbón. Sin embargo, el mayor obstáculo para el acceso y el aprovechamiento de estos recursos es la corrupción. A veces, para obtener el servicio en este país hay que pagar un cargo extra en efectivo o en especies. La brecha entre los ricos y los pobres sigue aumentando y en este proceso  los jóvenes sufren especialmente cuando nuestros líderes no se ponen de acuerdo. En la escuela, a menudo nos enfrentamos a decisiones morales difíciles de tomar, entre nuestros estudios y  la aceptación de los demás, de nuestro entorno. ¿Es  justificable pecar, sólo porque todo el mundo está pecando? ¿Cómo podemos luchar como cristianos auténticos contra el mal de la corrupción?

 ~ Redes Sociales: Una investigación reciente ha demostrado que Kenia tiene más de 4 millones de usuarios de  Facebook y desde luego nosotros, los jóvenes usamos mucho las redes sociales. Estamos constantemente charlando entre nosotros y haciendo nuevos amigos a través de estos medios de comunicación social. Si  tan sólo nosotros pudiéramos pasar más tiempo charlando con Jesucristo y compartir la Buena Nueva del Evangelio con nuestros amigos en todo el mundo. Estamos profundamente agradecidos por sus tweets en su cuenta @pontifex y lo seguimos fielmente. Sus palabras,  nos hacen tomar una pausa y reflexionar en medio de nuestro desconcierto. Siendo Usted una personalidad de enorme influencia, no sólo para  los católicos, sino también para las personas de todo el mundo, ¿cómo podemos usar los medios sociales para difundir el mensaje de esperanza de Cristo, la promoción de las causas justas y marcar una diferencia, mediante cualquier pequeño gesto con el que podamos contribuir a hacer de este mundo, un lugar mejor?

La mayoría de nosotros, aprende y adquiere muchos de nuestros valores, precisamente de los medios de comunicación social y de la cultura imperante, ya sea  positiva o negativa. Como  jóvenes, algunas veces, ignoramos el consejo de nuestros padres o tutores por considerar que son anticuados, arcaicos o que pertenecen a otros tiempos. A veces nos sentimos atraídos a ciertas personas influyentes en nuestra sociedad, incluso a pesar de que tengan un carácter o comportamiento cuestionable. Santo Padre, como jóvenes buscamos constantemente mentores y modelos sociales que sean reales, para  no dejarnos llevar por los placeres mundanos. Por tanto, ¿cómo podemos practicar  nuestra fe cristiana de un modo auténtico, si  el comportamiento de quienes se espera que sean nuestros “modelos sociales a seguir”, es a veces reprochable y cuestionable?
Le damos las gracias por haber venido, porque a través de Usted,  hemos recibido las bendiciones de Dios y una gran esperanza para seguir adelante».

Kuribu Sana, Papa Francisco. 

El segundo testimonio fue de Manuel

«Su Santidad nos sentimos muy privilegiados y bendecidos con su presencia  entre nosotros, los jóvenes, y no hay palabras para expresar la alegría que sentimos hoy. Usted ha llegado en el momento justo cuando nos estamos preparando para la Jornada Mundial de la Juventud 2016 en Polonia y  reflexionando sobre su tema: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.”
Ha llegado en el momento en  el que más necesitamos sus oraciones. Nuestra fe ha sido sacudida por el miedo a los ataques terroristas a veces dirigidos especialmente a los jóvenes. Su presencia aquí, nos da esperanza, el coraje y la fuerza que necesitamos para llevar adelante la obra de Dios. No tenemos miedo porque sabemos que Dios está de nuestro lado y vamos a seguir testimoniando, incluso aún más. Vamos a permanecer fieles a la Palabra de Dios. Otros desafíos  a los que tenemos que enfrentarnos son:

La radicalización de la Juventud y el crecimiento del odio

Somos vulnerables en nuestro estado de dependencia. Somos capaces de los actos más heroicos aunque a veces fallamos. Todos nosotros, conocemos hermanos, hermanas, primos, amigos y  personas cercanas a nuestro entorno, que han caído presos de falsas promesas de los grupos radicales, sólo para descubrir finalmente el vacío que esconden estas organizaciones. Se les enseña a odiar a sus vecinos, hacer daño a sus compañeros y mutilan a los extraños, que son todos inocentes. ¿Qué podemos hacer para detener a nuestros seres queridos y evitar que sean reclutados? ¿Cómo podemos traerlos de regreso al “rebaño”? Todos tenemos el deber de orar y perdonar a los que nos hacen daño, pero…¿qué pasa con esas cicatrices que no pueden ser olvidadas?

Santo Padre, también sabemos que lo peor de la  radicalización es la separación de Dios, una radicalización que cierra la mente y el corazón, y nos impide experimentar el amor de Cristo. Cuando estamos separados de Dios, sembramos semillas de odio y de violencia. A muchos de nosotros nos gustaría llevar a Cristo en nuestros corazones a nuestros amigos, pero no podemos hacer esto cuando estamos lejos de Él.

~ Comportamiento destructivo

Muchos son los momentos en los que no sabemos cómo hacer frente a nuestros pensamientos destructivos a causa de los duros desafíos que debemos enfrentar. Su Santidad; el dolor de perder a nuestros seres queridos es real y presente en nuestras vidas. Esto duele y ese dolor nos lleva a cuestionar la sabiduría de Dios. Cuando las respuestas que esperábamos no llegan, damos la espalda a Dios, cayendo en la soledad, la tristeza y la desesperanza. Esto finalmente nos lleva a culpar a los demás y a nosotros mismos, por algo que poco entendemos. Nosotros a veces buscamos consuelo en el sexo, en la práctica de otros cultos, el alcohol y las drogas como una forma de hacer frente. Sin embargo, esto sólo es escapismo. ¿Cómo podemos entender que Dios es nuestro Padre y que Él nunca haría nada que no sea bueno para nosotros? ¿Cómo podemos ver la mano de Dios en las tragedias de la vida? ¿Cómo podemos encontrar la verdadera paz en nuestro Dios amoroso?

Muchos de nosotros somos afortunados de tener parientes cariñosos que nos rodean y nos protegen. Sin embargo, hay jóvenes aquí  presentes, cuyos  más dolorosos y más tristes recuerdos provienen de sus círculos familiares. La confusión que esto causa puede conducir a la depresión y los sentimientos de no ser amado terminan en tendencias suicidas. ¿Qué palabras le daría Usted a los jóvenes que no experimentan el amor de sus familias? ¿Es posible superar esas experiencias dolorosas?

~Presiones del Mundo

Santo Padre, hay muchas presiones que nosotros, los jóvenes, experimentamos. La presión para tener éxito en la escuela de acuerdo a las expectativas de nuestros padres, tutores y profesores, nos obliga a dedicar todos nuestros esfuerzos al estudio y a apreciar el trabajo duro. Sin embargo, hemos visto que la presión académica reduce el espacio de oportunidades para aquellos jóvenes que han sido  dotados de habilidades diferentes, presionados por el pensamiento negativo de: “si fallas, pierdes y seguirás perdiendo y si apruebas, los obstáculos crecerán igualmente  en tamaño y complejidad”. Esto nos causa un gran dilema. ¿Cómo puede la educación y todo lo que conlleva (estudio, análisis, largas horas de sacrificio en la madrugada, formación, etc.) ser divertido? ¿Cómo podemos apreciar la educación como parte del plan de Dios para nosotros?

También experimentamos presión negativa de nuestros compañeros más rezagados que nos incitan a comportarnos como ellos. ¿Cómo podemos superar esta presión negativa cuando nosotros, como jóvenes, también queremos integrarnos y sentirnos apreciados por nuestros compañeros?

 ~ Gestión ambiental

Por último, Papa Francisco, como jóvenes, recibimos con gran alegría y júbilo su carta encíclica sobre el cambio climático: Laudato SI’. El cambio climático y los efectos del calentamiento global son una amenaza real para nuestra generación, que no puede quedarse sentada viendo como continúa la destrucción de nuestra “Casa Común”. Como jóvenes, nos hemos comprometido a marcar una diferencia, con la cual incluso las generaciones posteriores a nosotros se beneficiarán del bienestar de la tierra. Siguiendo las huellas de San Francisco de Asís y  el Espíritu de la Laudato SI’, nos comprometemos a crear un mundo en el que la integridad de la creación, será mantenida, respetada y protegida.

Con este propósito, los jóvenes presentes en este estadio, venidos de todas las partes de Kenia, han traído semillas de árboles para que Usted las bendiga. Las llevaremos de vuelta a nuestros hogares, parroquias, instituciones educativas y diócesis. Nos comprometemos a plantar estos árboles y a velar por el cuidado de nuestra Casa Común, cada 27 de Noviembre para conmemorar esta memorable visita suya a Kenia».

 Asante Sana, Papa Francisco. Karibu Tena Kenia.

Tras los testimonios de estos jóvenes, el Papa pronunció un discurso espontáneo respondiendo a sus preguntas e inquietudes. Tras finalizar este momento y para concluir el encuentro, el Papa pidió a todos los presentes que se pusieran de pie y se dieran las manos, unos a otros, en señal de unión fraternal entre todos y de rechazo al tribalismo, que tanto daño ha causado a África.

(SL-RV) Síguenos también en Twitter y en Facebook.

https://i2.wp.com/media02.radiovaticana.va/photo/2015/11/27/AFP4760828_Articolo.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s