* ADVOCACIONES MARIANAS ” Nuestra Señora de los Ángeles” 2 de agosto

https://i0.wp.com/www.oblatos.com/dematovelle/plugins/content/mavikthumbnails/thumbnails/275x235-http---www.diocesisgetafe.es-dg-imagenes-virgen-de-los-angeles.jpg NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES, PATRONA Y REINA DE COSTA RICA

Era la bella mañana del 2 de agosto de 1635. Juana Pereira, una humilde niña mestiza de Cartago (antigua capital de Costa Rica, situada a 24 km al este de San José), salió a buscar leña como siempre.

Al llegar al Poblado de los Pardos, se encontró sobre una enorme piedra, de la cual nacía agua de manantial, una linda muñequita de color oscuro con un niño en los brazos. Juana, muy admirada, se la llevó a casa, donde la guardó en un baúl. Al siguiente día, cuando salió a buscar más leña, la sorprendió una muñequita exactamente igual a la del día anterior. Con mucha alegría se la llevó también, pensando que ya tendría dos; pero cuál no fue su sorpresa al abrir el baúl y notar que la otra muñequita había desaparecido. En todo caso, decidió guardar la “segunda”.

Al tercer día, pasando por el mismo lugar, encontró sobre la piedra otra muñequita igual a las anteriores. Era demasiada coincidencia, y la niña quedó muy extrañada, pero decidió llevársela con el fin de averiguar lo que sucedía. Cuando llegó a su habitación, comprobó que la “segunda” había desaparecido también.

Ahí quería ser venerada la Madre de Dios

Fue tan grande el asombro de Juana, que salió corriendo a la iglesia para contarle al párroco lo sucedido. El Padre Alonso de Sandoval, al ver la pequeña estatua, sintió un gran deseo de saber el origen de esa “muñequita” tan especial. La guardó en una caja pensando en examinarla con cuidado más tarde. Pero al otro día al abrir la caja ya no estaba. Juana la encontró por cuarta vez en la piedra y la llevó hasta a la casa del Padre Sandoval.

En vista de ese prodigio, el párroco juntó a los fieles llevaron la pequeña imagen en procesión hasta la iglesia, donde quedó guardada en el sagrario para mantenerla segura. Pero, a la mañana siguiente, comprobándose una nueva desaparición, todos corrieron al Poblado de los Pardos y encontraron ahí, sobre la misma roca, a la prodigiosa estatuilla. Comprendieron entonces que se trataba de un hecho sobrenatural, y que la “muñequita” era en verdad una imagen de la Madre de Dios, que quería ser honrada y venerada en ese lugar por el pueblo costarricense.

Lucha contra los terremotos

Al principio se le dio a la imagen el nombre de Virgen Morena por su apariencia. Luego, la llamaron Virgen de los Pardos, por el poblado donde fue encontrada y después Reina de Cartago por ser la provincia en la cual se dio el hallazgo.

Por último, decidieron poner a la imagen el título de Nuestra Señora de los Ángeles, por habérsela encontrado un 2 de Agosto, cuando la Orden Franciscana venera a su Patrona como Santa María de los Ángeles.

La expresiva imagen mide aproximadamente 20 centímetros. Tiene los rasgos de una mestiza, cara redonda, ojos rasgados, nariz y boca pequeñas, y está hecha de diferentes materiales, como jade, roca volcánica y grafito. En sus brazos y cubierto por el manto, la Virgen sostiene al Niño Jesús, que descansa en su pecho mientras señala con su mano derecha el Inmaculado Corazón.

En 1639 se construyó la primera iglesia en honor a la “Virgen Morena”.

Al extenderse su devoción, los fieles decidieron construir en 1674 una iglesia digna de Ella. Pero, como un fuerte terremoto la destruyó por completo en 1822, se comenzó, dos años después, la construcción de un tercer templo, que también se desplomaría en 1910 por otro terremoto. Finalmente, en 1912 empezó la construcción del actual Santuario Nacional, de estructura antisísmica. El 26 de Julio de 1935 el Papa Pío XI le otorgó el título de Basílica Menor.

“Todas las generaciones me llamarán bienaventurada”

Desde el hallazgo de la “negrita” (como la llaman cariñosamente los fieles), el pueblo costarricense ha manifestado su amor y devoción a Nuestra Señora de los Ángeles por medio de bellas tradiciones. Una de ellas es la ceremonia de Vestimenta y Bendición realizada el 1º de Agosto, víspera de la Fiesta Nacional.

En esta celebración el rector del Santuario le pone a la imagen el rico vestido que llevará por un año. Luego, con la Virgen en sus manos, bendice a los fieles. Otra tradición muy pintoresca es la Romería, una gran caminata que realizan los fieles de todo el país y de otras partes de Centroamérica desde sus casas hasta la Basílica, con el fin de pedir o agradecer algún favor a la Virgen.

El 2 de Agosto, día de la gran fiesta, la imagen es llevada hasta el altar construido en la plaza de la Basílica, donde se celebra la solemne Eucaristía. Después de misa se lleva a cabo la grandiosa procesión anual, acompañada por las autoridades eclesiásticas y civiles junto a miles de fieles y peregrinos llegados de todas partes.

Manifestándose en diversos países con hechos tan maravillosos como el de Costa Rica, la Virgen no deja lugar a dudas: Dios quiere que reine en todos los corazones y en el mundo entero. “Todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1,48), afirma el hermoso himno del Magnificat.

Novena

Sitio oficial de Nuestra Señora de los Ángeles Patrona de Costa Rica

Fuente: http://www.salvadmereina.org.co/

___________________________________________

Ver también:
Santa María de los Angeles, Asis  -Básilica franciscana, indulgencias
Nuestra Señora de los Angeles, patrona de Costa Rica

María es en verdad Reina de los ángeles y de los santos. Ella es reina donde Jesús es Rey.

La ciudad de Los Angeles, California. El nombre completo de la famosa ciudad de Los Ángeles, en California, es “El Pueblo de Nuestra Señora la Reina de los Angeles”, que se fundó como un eslabón en la cadena de misiones de Junípero Serra.

María Santísima está siempre rodeada de ángeles.  El arcángel san Gabriel le anuncia que Dios la escogió para ser Madre del Verbo. Cuando da a luz al Redentor, coros de ángeles cantan y anuncian la buena nueva en torno al establo de Belén. Los ángeles se la llevan al cielo, en cuerpo y alma en la Asunción.

Según la tradición, ángeles trasladan su casa de Nazaret a Loreto, Italia.

DULZURA DE LOS ÁNGELES
de la liturgia bizantina

Dulzura de los ángeles, alegría de los afligidos,
abogada de los cristianos, Virgen madre del Señor,
protégeme y sálvame de los sufrimientos eternos.

María, purísimo incensario de oro,
que ha contenido a la Trinidad excelsa;
en ti se ha complacido el Padre, ha habitado el Hijo, y
el Espíritu Santo, que cubriéndote con su sombra,
Virgen, te ha hecho madre de Dios.

Nosotros nos alegramos en ti, Theotókos;
tú eres nuestra defensa ante Dios.
Extiende tu mano invencible y aplasta a nuestros enemigos.
Manda a tus siervos el socorro del cielo.



Regreso a la página principal
www.corazones.org

Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s