1088-PERSECUCION RELIGIOSA “El P.C. Chino sigue demoliendo iglesias en represalia ante el crecimiento del cristianismo”.

https://i1.wp.com/forosdelavirgen.org/wp-content/uploads/2014/03/autoridades-chinas-quitando-una-criz-de-una-iglesia.jpg
Demolición de 360 cruces e iglesias en tres meses.
Esta semana, el Partido Comunista de China debería destruir una docena de iglesias en la provincia de Zhejiang, de acuerdo con la campaña de “Tres ajustes y una demolición”. Este es otra persecución que sufren los cristianos en el mundo, que según Francisco, es mayor que la que soportaron los primeros cristianos.

 

 

SANTO DEL DÍA ” San Basílides, mártir” 30 de junio.

San Basílides, mártir
fecha: 30 de junio
fecha en el calendario anterior: 28 de junio
†: c. 202país: Egipto
canonización: pre-congregación
En Alejandría de Egipto, san Basílides, que en tiempo del emperador Septimio Severo, al conducir a la virgen santa Potamiena al suplicio, la protegió de las intenciones deshonestas de algunos hombres, recibiendo como premio, en primer lugar, la gracia de convertirse a Cristo, y después, tras un breve combate, llegar a ser también mártir glorioso.

La memoria del soldado mártir Basílides ha sido introducida separadamente del grupo de los santos Plutarco, Sereno y compañeros, recién en el nuevo Martirologio Romano, acorde con el intento de presentar los datos históricos de la manera más fidedigna posible, pero su historia está indisolublemente ligada a la de la virgen Potamiena, la más conocida de aquel grupo, por lo que debe leerse en esa hagiografía, el 28 de junio.

accedida 508 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=2178

SANTO DEL DÍA “Santos Protomártires de la Iglesia Romana, mártires” 30 de junio

https://i0.wp.com/www.eltestigofiel.org/sys_imagenes/lectura/santoral/RomaNeron.jpg
Santos Protomártires de la Iglesia Romana, mártires
fecha: 30 de junio
fecha en el calendario anterior: 24 de junio
†: c. 64país: Italia
canonización: pre-congregación
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Santos Protomártires de la santa Iglesia Romana, que, acusados de haber incendiado la Urbe, por orden del emperador Nerón unos fueron asesinados después de crueles tormentos, otros, cubiertos con pieles de fieras, entregados a perros rabiosos, y los demás, tras clavarlos en cruces, quemados para que, al caer el día, alumbrasen la oscuridad. Eran todos discípulos de los Apóstoles y fueron las primicias del martirio que la iglesia de Roma presentó al Señor.
oración:

Señor, Dios nuestro, que santificaste los comienzos de la Iglesia romana con la sangre abundante de los mártires, concédenos que su valentía en el combate nos infunda el espíritu de fortaleza y la santa alegría de la victoria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén (oración litúrgica).

 

Aquellos confesores de los que sólo Dios sabe el número y los nombres, se mencionan en el Martirologio Romano como «primicias del martirio que la iglesia de Roma presentó al Señor». Es interesante hacer notar que el primero de los césares que persiguió a los cristianos fue Nerón, el más vil, despiadado y falto de principios entre los emperadores romanos. En el mes de julio del 64, cuando habían transcurrido diez años desde que ascendió al trono, un terrible incendio destruyó a Roma. El fuego nació junto al Gran Circo, en un sector de cobertizos y almacenes atestados de productos inflamables, y de ahí se propagó rápidamente en todas direcciones. Las llamas lo devoraron todo durante seis días y siete noches, cuando pareció que habían sido sofocadas por la demolición de numerosos edificios; pero volvieron a surgir de entre los escombros y continuaron su obra devastadora durante tres días más. Cuando por fin fueron ahogadas definitivamente, las dos terceras partes de Roma eran una masa informe de ruinas humeantes.

 

En el tercer día del incendio, Nerón llegó a Roma, procedente de Ancio, para contemplar la escena. Se afirma que se recreó en aquella contemplación y que, ataviado con la vestimenta que usaba para aparecer en los teatros, subió a lo más alto de la torre de Mecenas y ahí, con el acompañamiento de la lira que él mismo pulsaba, recitó el lamento de Príamo por el incendio de Troya. El bárbaro deleite del emperador que cantaba al contemplar el fuego destructor, hizo nacer la creencia de que él había sido el autor de la catástrofe y que, no sólo había mandado quemar a Roma, sino que había dado órdenes para que no se combatiese el fuego. El rumor corrió de boca en boca hasta convertirse en una abierta acusación. Las gentes afirmaban haber visto a numerosos individuos misteriosos arrojar antorchas encendidas dentro de las casas, por mandato expreso del emperador. Hasta hoy se ignora si Nerón fue responsable o no de aquel incendio. En vista de los numerosos incendios que se han declarado en Roma desde entonces, puede decirse que también aquél, quizá el más devastador entre todos, se debió a un simple accidente. Sin embargo, quedaba el hecho de la complacencia de Nerón y, tanto se divulgaron las sospechas contra él, que se alarmó y, para desviar las acusaciones que se hacían en su contra, señaló a los cristianos como autores directos del incendio.

 

«Puesto que circulaban rumores de que el incendio de Roma había sido doloso, Nerón presentó como culpables, castigándolos con penas gravísimas, a aquellos que, odiados por sus abominaciones, el pueblo llamaba ‘cristianos’» (Tácito, Anales, XV). No obstante que nadie creyó que fuesen culpables del crimen, los cristianos fueron perseguidos, detenidos, expuestos al escarnio y la cólera del pueblo, encarcelados y entregados a las torturas y a la muerte con increíble cruelad. Algunos fueron envueltos en pieles frescas de animales salvajes y dejados a merced de los perros hambrientos para que los despedazaran; muchos fueron crucificados; otros quedaron cubiertos de cera, aceite y pez, atados a estacas y encendidos para que ardiesen como teas. Muchas de estas atrocidades tuvieron lugar durante una fiesta nocturna que ofreció Nerón en los jardines de su palacio. El martirio de los cristianos fue un espectáculo extra en las carreras de carros, donde el propio Nerón, vestido con las plebeyas ropas de un auriga, divertía a sus invitados al mezclarse con ellos y al manejar a los caballos que tiraban de un carro. Entre muchos de los romanos que presenciaron la salvaje crueldad de aquellas torturas, surgió el sentimiento de horror y el de piedad por las víctimas, no obstante que la población entera tenía encallecidos sus sentimientos, acostumbrada, como estaba, a los sangrientos combates de los gladiadores.

 

Tácito, Suetonio, Dion Casio, Plinio el Viejo y el satírico Juvenal, hacen mención del incendio; pero solamente Tácito se refiere al intento de Nerón para que la culpa recayera sobre una secta determinada. Tácito especifica a los cristianos por su nombre, pero Gibbon y otros investigadores sostienen que el historiador incluye a los judíos en la denominación, puesto que, por aquella época, los que habían abrazado la religión de Cristo no eran tan numerosos como para causar alarma entre las autoridades de Roma. Sin embargo, este punto de vista, que parece destinado a disminuir la influencia del cristianismo, no tiene muchos adeptos. Debe apuntarse que los cristianos, aunque eran una minoría en Roma, no estaban bien distinguidos de los judíos en ese momento -es conocida la frase que trae Suetonio: «en el barrio judío se pelean por un tal Cresto»…-, y se les atribuían monstruosidades, como las de realizar sacrificios humanos, comer carne de niños, etc, los cristianos, como decía Tácito, eran «odiados por sus abominaciones», así que aunque no estuvieran dispuestos a creer que habían provocado el incendio, seguramente era creencia popular que el castigo era igualmente merecido.

 

Artículo ligeramente enmendado para dar cabida a nuevos datos. La Historia de la Iglesia de H. Jedin, ed. Herder (1966), tomo I, cap. VIII, pág 203ss., ofrece un panorama ecuánime de la cuestión de la primera persecusión romana, en el contexto de las ideas religiosas del momento. Imagen: «Vista de la basílica y la plaza de San Pedro, a la izquierda la sala de audiencias papales construida en 1971. La silueta verde marca la posición y trazado del antiguo Circo de Nerón, el punto rojo marca el lugar donde se encontraba el obelisco del circo, ahora señalado por una losa de piedra en el suelo. Directamente debajo de la cúpula de San Pedro, en el borde del antiguo circo, el tradicionalmente considerado sepulcro de Pedro.» Foto y explicación tomados del Ökumenisches Heiligenlexikon.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI

accedida 527 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://www.eltestigofiel.org/lectura/santoral.php?idu=2177

SOLEMNIDAD DE LOS SANTOS PEDRO Y PABLO “san Pedro y san Pablo, patrones de Roma” 29 d junio

PAPA FRANCISCO EN EL ÁNGELUS: «La palabra de Cristo es capaz de transformar completamente nuestras vidas»

https://i0.wp.com/caminocatolico.org/home/images/smilies/01_230.png

VIDEO : http://caminocatolico.org/home/papa-francisco/12686-papa-francisco-en-el-angelus-la-palabra-de-cristo-es-capaz-de-transformar-completamente-nuestras-vidas

«Las noticias que llegan de Irak son desgraciadamente muy dolorosas. Deseo unirme a los obispos del país para apelar para que, a través del diálogo, se preserve la unidad nacional y se evite la guerra. Son cerca de miles de familias, especialmente los cristianos, los que tuvieron que abandonar sus hogares y están en grave peligro. La violencia engendra más violencia, el diálogo es la única forma de paz. Pidamos a la Virgen por el pueblo de Iraq»

29 de junio de 2014.-(13 TV /Radio Vaticano Camino Católico)   “La violencia genera más violencia. El diálogo es el único camino para la paz“. Tras el rezo del Ángelus, Francisco hizo un llamamiento a “preservar la unidad nacional y evitar la guerra en Irak”, donde  “las noticias son muy dolorosas”.

En la Solemnidad de los Apóstoles San Pedro y San Pablo el Papa Francisco rezó el ángelus dominical con varios miles de fieles y peregrinos procedentes de Italia y de diversos países que se dieron cita en la Plaza de San Pedro para escuchar sus palabras y recibir su bendición apostólica. En esta ocasión el Obispo de Roma se centró en los corazones de dos hombres pecadores, como los definió, San Pedro y San Pablo, diferentes entre sí, pero unidos por la fe en hermandad y transformados en una sola cosa por el amor de Cristo.

Francisco destacó que el encuentro con la Palabra de Cristo es capaz de transformar completamente nuestros corazones y nuestras vidas, por lo que, recibiéndola a corazón abierto, “no nos es posible quedarnos bloqueados en las propias costumbres”, sino que su Palabra nos “empuja” a vencer el egoísmo y a seguir a Jesús, que dio la vida por los amigos.

De ahí la invitación del Santo Padre a que esta fiesta inspire en nosotros alegría, porque Dios quiere donar su gracia también a nosotros, como lo hizo con Pedro y Pablo, e, invocando la ayuda de la Virgen para que acojamos esta gracia con el corazón abierto nos exhortó a no recibirla en vano. En el vídeo se visualiza y escucha toda la meditación y la oración del Ángelus. El texto completo de la alocución el Papa es el siguiente:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!:

Desde tiempos remotos la iglesia romana celebra la fiesta de los apóstoles Pedro y Pablo en un solo día, el 29 de junio. La Fe en Jesucristo ha hecho hermanos y el martirio los hizo convertirse en una misma cosa. San Pedro y San Pablo, tan diferentes entre sí en el plano humano, fueron escogidos personalmente por el Señor Jesús y han respondido a la llamada ofreciendo toda su vida. En tanto la gracia de Cristo ha logrado grandes cosas, les ha transformado. ¿Cómo les transformó? Simón había repudiado a Jesús como un drama de la pasión; Saulo había perseguido a los cristianos duramente. Pero ambos han aceptado el amor de Dios y su misericordia. Así que se hicieron amigos y apóstoles de Cristo. Por lo tanto, siguen a la iglesia y todavía hoy nos indican el camino de la salvación.

El libro de los Hechos muestra muchos rasgos de su testimonio. Pedro, por ejemplo, nos enseña a mirar con ojos de fe a los pobres y darles lo que tenemos más precioso: el poder del nombre de Jesucristo. Cuando, junto con Juan Apóstol, pasa cerca del mendigo sentado en la puerta del templo, se detiene y dice, “nos miran”. Es una invitación a mirar a los ojos, para establecer una relación humana. Y añade: “no posee ni plata ni oro, pero lo que haré será en el nombre de Jesucristo de Nazaret: Levántate y anda!” (At-3,4 6). Entonces le lleva de la mano y le ayuda a levantarse. Y el hombre empieza a caminar, entre el asombro de los presentes: Jesús sanó a través de Pedro.

Pablo explicó tres veces el episodio en el camino de Damasco, que marca el punto de inflexión de su vida, marcando claramente un antes y un después. En primer lugar, Pablo era un enemigo de la iglesia. Más tarde, pone toda su vida al servicio del Evangelio. Para nosotros el encuentro con la palabra de Cristo es capaz de transformar completamente nuestras vidas. No puedes escuchar esta palabra y permanecer estancado en nuestros hábitos. Superar el egoísmo nos insta a que nosotros en el corazón sigamos decididamente a ese Maestro que dio su vida por sus amigos. Es él, el que con su palabra te cambia, te transforma, te perdona todo si abrimos el corazón.

Queridos hermanos y hermanas: Este Festividad nos da mucha alegría, porque nos pone frente a la obra de la misericordia de Dios en los corazones de dos hombres, que eran dos pecadores. Y Dios quiere llenarnos de su gracia, como lo hizo con Pedro y con Pablo. Que la Virgen María nos ayude a darle la bienvenida como ellos, con el corazón abierto: ¡No para recibirlo en vano! Y sostenernos en la hora del juicio, para dar testimonio de Jesucristo y su Evangelio. Pedimos hoy en particular por los arzobispos metropolitanos nombrados en el último año, que celebraban conmigo esta mañana la Eucaristía en San Pedro. Les saludamos todos con afecto y oramos por ellos.

 (Después del rezo Marianao del Ángelus el Santo Padre ha hecho un llamado por la paz en Irak -cuyo fragmento puede verse en el vídeo de debajo de estas lineas- y ha dicho:)

Queridos hermanos y hermanas:

Las noticias que llegan de Irak son desgraciadamente muy dolorosas. Deseo unirme a los obispos del país para apelar para que, a través del diálogo, se preserve la unidad nacional y se evite la guerra. Me siento cercano a las miles de familias, especialmente los cristianos, los que tuvieron que abandonar sus hogares y están en grave peligro. La violencia engendra más violencia, el diálogo es la única forma de paz. Pidamos a la Virgen por el pueblo de Iraq: Ave María….

Saludo a todos, especialmente los fieles de Roma, en la Fiesta del Santo Patrón, así como a los miembros de la familia de los arzobispos y metropolitanos que esta mañana recibieron el Palio y las delegaciones que los han acompañado. Saludo a los artistas de muchas partes del mundo que han hecho un gran Festival de las flores, y agradezco los que lo promovieron.

Saludo cordialmente a los fieles de San Fernando y de Ubrique (Cádiz), de Elche de la Sierra (Albacete), y de Parla, Madrid, así como a los numerosos alfombristas que han participado en la gran muestra floral.

Saludo a los peregrinos de Madagascar, los estudiantes de las escuelas católicas de los Estados Unidos de América y en Londres; los fieles de Messina, Nápoles, Neviano, Taranto, Rocca di Papa y Pezzoro y los que llegaron en bicicleta de Cardiff; los grupo “amigos de Venerable Francesco Antonio Marcucci”.

Saludo a las asociaciones de familia Foro de Lazio y les deseo todo lo mejor para la tarea en los próximos días en el Instituto Pío XI de Roma. Un deseo para el espectáculo de fuegos artificiales tradicionales que tendrá lugar esta noche en Castel Sant’Angelo, cuyas ganancias apoyará una iniciativa para la gente joven de Tierra Santa.

A todos ustedes les deseo buen domingo, buena fiesta de los patronos y por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pronto!

Papa Francisco

Reviw on bokmaker Number 1 in uk http://w.artbetting.net/ William Hill
Full Reviw on best bokmaker – Ladbrokes http://l.artbetting.net/ full information

Copyright © 2013 – Camino Católico
Desarrollado por VE Multimedios

SANTO DEL DIA “Solemnidad de San Pedro y San Pablo , apóstoles” 29 de junio

https://i0.wp.com/www.aciprensa.com/fiestas/pedropablo/galeria/pedroypablohome.jpg

Cada 29 de junio, en la solemnidad de San Pedro y San Pablo, apóstoles, recordamos a estos grandes testigos de Jesucristo y, a la vez, hacemos una solemne confesión de fe en la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Ante todo es una fiesta de la catolicidad.

Pedro, el amigo frágil y apasionado de Jesús, es el hombre elegido por Cristo para ser “la roca” de la Iglesia: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” ( Mt 16,16). Aceptó con humildad su misión hasta el final, hasta su muerte como mártir. Su tumba en la Basílica de San Pedro en el Vaticano es meta de millones de peregrinos que llegan de todo el mundo.

Pablo, el perseguidor de Cristianos que se convirtió en Apóstol de los gentiles, es un modelo de ardoroso eevangelizador para todos los católicos porque después de encontrarse con Jesús en su camino, se entregó sin reservas a la causa del Evangelio.

Imágenes:

San Pedro y San Pablo San Pedro y San Pablo San Pedro y San Pablo San Pedro y San Pablo
San Pablo San Pedro San Pablo San Pedro

Recursos sobre San Pedro y San Pablo:

Fuente: http://www.aciprensa.com/fiestas/pedropablo/

1085-PAPA FRANCISCO “Pregúntate, ¿por qué sigues a Jesús?”

 

http://www.aleteia.org/image/es/article/papa-francisco-preguntate-por-que-sigues-a-jesus-5824841038954496/pope-francis-meets-the-italian-students-10_es/topic

© Sabrina Fusco / ALETEIA

El pueblo sigue a Jesús porque reconoce que es el Buen Pastor. Es lo que ha destacado Papa Francisco en la Misa matutina celebrada en la Domus Santa Marta. El Pontífice ha advertido contra quien reduce la fe a un moralismo, persigue una liberación política o busca acuerdos con el poder.

¿Por qué tanta gente seguía a Jesús? Es la pregunta con la que Papa Francisco ha comenzado su homilía centrándola luego en el pueblo y en la enseñanza del Señor. A Jesús, observó, le seguía mucha gente porque “estaban sorprendidos por sus enseñanzas”, sus palabras “sorprendían a su corazón, la sorpresa de encontrar algo bueno, grande”. Los demás, sin embargo, “hablaban, pero no llegaban al pueblo”. El Papa ha enumerado así cuatro grupos de personas que hablaban en el tiempo de Jesús, sobre todo los fariseos. Estos, dijo, “hacían del culto de Dios, de la religión, una serie de mandamientos y de los diez que había” hacían “más de trescientos”, cargando “este peso” sobre las espaldas del pueblo. Había, añadió, “una reducción de la fe en el Dios Vivo” a la “casuística”. Y había también “contradicciones de la casuística más cruel”.

“Pero tú debes, por ejemplo, cumplir el cuarto mandamiento”, ‘ ¡Sí, sí, sí!’; ‘¡Debes dar de comer a tu padre anciano, a tu madre anciana!’; ¡Sí, sí, sí!’; ‘Pero ella sabe, yo no puedo porque le he dado mi dinero al templo!’; ‘¿Tú no lo haces? ¡Y los padres se mueren de hambre!’. Así: contradicciones de la casuística más cruel. El pueblo los respetaba, porque el pueblo era respetuoso. Los respetaba, pero ¡no les escuchaba! Se les iba…”

Otro grupo, dijo, era el de los saduceos. “Estos, observó, no tenían fe, ¡habían perdido la fe! Su profesión religiosa la practicaban por el camino de los acuerdos con los poderes: los poderes políticos, los poderes económicos. Eran hombres de poder”. Un tercer grupo, prosiguió, “era el de los revolucionarios” es decir los zelotes que “querían hacer la revolución para liberar al pueblo de Israel de la ocupación romana”. El pueblo, sin embargo, destacó el Papa, “tiene sentido común y sabe distinguir cuando la fruta está madura y cuando no. ¡Y no los seguía!”. El cuarto grupo, porque afirmó, era de “gente buena: El cuarto grupo, afirmó, era “de gente buena: se llamaban los Esenios”. Eran monjes que consagraban sus vidas a Dios. Sin embargo, advirtió, “ellos estaban lejos del pueblo y el pueblo no les podía seguir”.

Estas, afirmó el Pontífice, “eran las voces que llegaban al pueblo y ninguna de estas voces tenía la fuerza de confortar el corazón del pueblo”. “¡Pero Jesús, sí! La multitud, explicó, estaba asombrada: escuchaban a Jesús y el corazón estaba conmovido. ¡El mensaje de Jesús llega al corazón!”. Jesús, afirmó Papa Francisco, “se acercaba al pueblo”, “curaba el corazón de pueblo”, entendía las dificultades. Jesús, dijo de nuevo, “no tenía vergüenza de hablar con los pecadores, iba a buscarlos”. Jesús “se alegraba, le gustaba estar con su pueblo”. Y esto porque Jesús es “el Buen Pastor”, las ovejas escuchan su voz y lo siguen.

“Y por esto el pueblo seguía a Jesús, porque era el Buen Pastor. No era un fariseo casuístico moralista, ni un saduceo que amaba los asuntos políticos con los poderosos, ni un guerrillero que buscaba la liberación política de su pueblo, ni un contemplativo de monasterio. ¡Era un pastor! Un pastor que hablaba la lengua de su pueblo, se hacía entender, decía la verdad, las cosas de Dios: ¡nunca negociaba con las cosas de Dios”, si no que las decía de una forma que conseguía que el Pueblo las amase. Por esto lo seguían”.

“Jesús, retomó, nunca se alejó del pueblo y nunca se alejó de su Padre”. Jesús, afirmó de nuevo el Papa, “estaba muy unido al Padre, ¡era uno con el Padre!” y de esa manera se acercaba al Pueblo. “Él tenía esta autoridad y por esto el pueblo le seguía”. Contemplando a Jesús, Buen Pastor, ha sido la invitación del Papa, nos hará bien pensar a quien nos gusta seguir:

“’¿A quien quiero seguir?’ ¿A los que me hablan de cosas abstractas o de casuísticas morales? ¿a los que se dicen del pueblo de Dios, pero no tienen fe y negocian todo con los poderes políticos, económicos? ¿los que hacen cosas extrañas, cosas destructivas, guerras llamadas de liberación, pero que al final no son caminos del Señor? ¿o a un contemplativo lejano? ¿A quien quiero seguir?”

“Que esta pregunta, concluyó el Papa, nos haga volver a la oración y pedir a Dios, el Padre, que nos haga estar cerca de Jesús, para seguirle, para sorprendernos con lo que Jesús nos dice”.